Posts Tagged ‘derechos_de_autor’

BCN, la nueva portavoz de la IFPI

jueves 28 de junio, 2007
Actualización: El artículo de la BCN que se comenta más abajo ha sido puesto detrás de una página con contraseña. Aunque es admirable que la gente a cargo del tema se haya dado cuenta de lo sesgado que era el artículo original, creo que hubiera sido más responsable reemplazar el artículo con una explicación de porque fue borrado, o dejar el artículo y modificarlo para darle el balance que el tema se merece. En todo caso, las citas aquí y en el artículo en QLN deberían ser suficientes para dar una idea del tono del artículo original.

A pesar de ser un gran fanático del excelente trabajo que están haciendo en la Biblioteca del Congreso Nacional, uno no puede menos que preguntarse que pasó con un artículo sobre la Piratería en Chile. Como bien dice Claudio, el artículo obvia más de la mitad de la historia de la ley que se discute estos días en el congreso.

A mí me llama la atención la habilidad con que la IFPI y sus sucursales chilenas logran que instituciones respetables como la BCN se conviertan en sus portavoces, repitiendo sin contrapeso todo lo que salga de instituciones como la Comisión Nacional Antipiratería (CONAPI), cuya única razón de ser es levantar el espectro de las violaciones a los derechos de autor para lograr aún más restricciones en nuestra legislación.

Los Famosos US$200 Millones.

Según el artículo en la BCN, la piratería en Chile «mueve alrededor de 200 millones de dólares». El número proviene de la CONAPI misma, que sin duda sabe que no hay nada mejor que tener un número gordo y redondito para ganarse unos titulares. ¿Como se calculó este número? Quien sabe. Pero me imagino que la cosa va por multiplicar el precio de lo que sea que están vendiendo sus representados por un número sacado directamente de la imaginación colectiva de la CONAPI.

Al parecer, es tan grave el problema en Chile que la gente ya no va al cine tan frecuentemente como les gustaría a algunos. Y no, la idea de que los cines son un oligopolio latero o que estos días hay miles de otras formas de entrenerse no entra a la discusión.

dr_evil.png

Y los 200 millones en Chile sin duda se suman, granito a granito, a las contribuciones imaginarias de todo el resto del globo para sumar el… ¡¡billon de dólares!! de pérdidas que según las agrupaciones internacionales como la IFPI son causadas por la piratería.

El único problema es que otros han tenido problemas para llegar a ese billón. La OECD (no digamos una agrupación de hippies) publico hace poco un informe que calculaba las perdidas a lo más 200.000 millones a nivel mundial, es decir, menos de un cuarto de lo que la IFPI acusa.

¿Será que en Chile tendremos también que dividir cualquier número que salga de la CONAPI por cuatro?¿diez?¿corren las apuestas?.

Copia ilegal = terrorismo

O ese es el mensaje de «diez verdades inconvenientes acerca de la industria de la música hoy en dia» (PDF), un documento citado por el artículo en la BCN, que entre otras joyas nos explica:

«Las bandas de crimen organizado e incluso los grupos terroristas utilizan la venta de CDs falsificados para aumentar sus ingresos y lavar dinero.»

¿Osama vendiendo CDs? Sin comentarios.

Chile «bajo la lupa»

El artículo de la BCN habla también de la necesidad de «mejorar la deteriorada imagen internacional de nuestro país en [el ambito de la piratería]». Y esta es, como siempre, la guinda de la torta. Y es que además del bombo constante de la CONAPI, debemos estar avergonzados de nuestra pobre imagen internacional. Rara vez se habla de lo estrictas que son nuestras leyes, o de la falta de derechos que nos aquejan a los ciudadanos.

A tanto llega la exageración, que el artículo de la BCN cita un «estudio» de otro grupo de lobby «en el que participó el Instituto Libertad y Desarrollo de nuestro país, [que] señala que la piratería es la mayor deficiencia nacional.»

¿Será una cita errónea, o los autores del artículo están sugiriendo en serio que el mayor problema de Chile es gente comprando CDs copiados ilegalmente?

¿Y entonces?

Que quede claro: la copia ilegal de obras protegidas por derechos de autor, especialmente con fines comerciales, es sin duda un problema, y hay pocos que lo nieguen. Pero tomar los exagerados argumentos la CONAPI/IFPI como si fueron observadores neutrales en vez de grupos de lobby con una agenda política clarísima es, efectivamente, faltarnos el respeto.

AT&T quiere proteger «su» red… de sus clientes.

miércoles 13 de junio, 2007

El L.A. Times tiene un artículo hoy explicando como AT&T, uno de los cuatro grandes proveedores de Internet en Estados Unidos, ha comenzado a trabajar con las disqueras y los estudios de cine para desarrollar tecnología anti-piratería que les permita detectar la transferencia de contenido protegido por derechos de autor. Es decir, la intención de AT&T es filtrar el tráfico de sus clientes, en beneficio de los guardianes de la cultura (ejem, ejem).

Y el subtitulo de la noticia lo dice todo: «[AT&T] se une a Hollywood para tratar de mantener copiado ilegalmente fuera de su red». Su red.

Es interesante que este discurso, que ya hemos escuchado en el contexto de la pelea por la neutralidad de la red, sigue apareciendo. Es la idea de que la red no es es es descentralizada y formada por los nodos que crean el contenido, sino que es de los proveedores, que son los que controlan el acceso. Y por eso es que ahora quieren que la gente pague por enviar correos electrónicos, o creen que deberían tener el derecho de vigilar las actividades de sus clientes.

Bueno, no es tan así. El problema, claro, es que los grandes proveedores de Internet tienen ganas de expandirse a otros negocios, o son parte de multinacionales aún más grandes, y tarde o temprano querrán ordeñar la vaca del contenido en línea, y así dejar de ser simplemente proveedores de «tubos» y pasar a proveer contenidos. Y en ese territorio, P2P y Bittorrent son enemigo número uno.

¿Le importará a los clientes de AT&T que su proveedor de Internet vigile el uso del ancho de banda que ha comprado? Ya veremos. Hasta ahora, jamás he visto alguna tecnología de monitoreo que no se pueda burlar con buena encriptación del tráfico. Y eso nos lleva al mismo lugar de siempre: se estigmatiza a una tecnología (el P2P y el BitTorrent) en vez de su uso ilegítimo, y empresas como AT&T se tendrán que enfrentar a la monumental tarea de poner bajo la lupa cada paquete transmitido para ver si es contenido protegido. Buena suerte.

Suena como que alguien tiene plata que malgastar.

ShowUsTheCode.com o el peligro de las patentes de software

martes 27 de febrero, 2007

ShowUsTheCode (Muestranos el código) es una iniciativa para contrarrestar la campaña del terror liderada por Steve Ballmer, CEO de Microsoft. El problema es que cuando se trata de patentes de software, la cosa no es tan simple como «mostrar el código».

Empecemos por el principio. Hace un par de meses, Microsoft y Novell anunciaron un acuerdo de cooperación que, entre muchas cosas positivas, incluía una clausula en que ambas empresas prometen no demandar judicialmente a los clientes de la otra. Aunque Novell ha dicho repetidamente que el acuerdo no es una admisión de que Linux viola las patentes de Microsoft, Steve Ballmer se ha dedicado a gritar a los cuatro vientos variaciones de «ven, hasta Linux y la gente del código abierto debe respetar la propiedad intelectual de Microsoft».

Y la respuesta del campo del código abierto no se hizo esperar. En ShowUsTheCode.com se desafía a Ballmer a indicar que parte del código de Linux viola la «propiedad intelectual» de Microsoft. Pero mostrar el código no es ninguna solución. Esta es una diferencia fundamental entre derechos de autor y patentes. Todo el software (incluyendo el código abierto/software libre) esta protegido por derechos de autor. Son esos mismos derechos los que le permiten a los autores  licenciar esos derechos con la GPL, por ejemplo, y evitar que la otros puedan usar su código en programas cerrados. Pero las patentes son otro cuento: una patente de software protege (no existe una definición muy clara) cualquier cosa que se puede hacer con un programa computacional. Eso puede ser un método, una forma de interactuar con el usuario, y un larguísimo etc.

Digamos que yo tengo un programa llamado iFuture que al ser ejecutado te pregunta cuando naciste, y con esa información consulta una base de datos y hace unos cálculos y te dice tu horóscopo, tu bioritmo y la mejor dieta disponible para las próximas semanas. El derecho de autor protege al que escribió el programa en el sentido de que nadie puede copiar el código y venderlo sin su autorización y la licencia adecuada. Sin embargo, hay miles de formas de implementar un programa parecido sin copiar el código. De ahí que surgan «clones» de programas conocidos (pensemos Microsoft Office vs. OpenOffice) donde los autores del clon nunca violan los derechos de autor de Microsoft, porque nunca han visto ni copiado el código fuente de Word. De ahí también que cualquier persona puede escribir un programa como iFuture e implementarlas como les de la gana.

Una patente de software para el iFuture, sin embargo, podría ser así:

 Un programa computacional que, al interactuar con el usuario, es capaz de aceptar información sobre su historia de vida y generar, mediante un algoritmo interno, una predicción astrológo-probabilística sobre los eventos futuros que afectarán al dicho usuario, así como una serie de instrucciones alimentarias para lidiar mejor con dichos eventos.

¿Ven el problema? Mientras que los derechos de autor no le impedirían a nadie crear un iHoróscopo, competidor del iFuture, la patente si lo hace, aunque no se comparta ni una sola línea de código. La patente impide que se otros que no sean el autor «usen» invención, independiente de como se implemente. Y eso es porque las patentes pueden proteger «invenciones» en términos mucho más generales y ambiguos que los derechos de autor.

Y es por eso que todas las buenas intenciones de ShowUsTheCode.com no servirán de mucho.  Microsoft no necesita mostrar código para usar sus patentes. Pero no todo esta perdido: en muchos países (incluyendo en la Unión Europea) se está dando la pelea contra las patentes de software, y un caso que se esta discutiendo en la corte suprema estadounidense (¡y Microsoft es el demandado en ese caso!)  puede debilitar el uso de patentes en software. Y por Linux, no os preocupeis, que Microsoft no es el único con patentes: Muchos amigos de Linux, incluyendo a IBM, Sun, RedHat y Novell tienen muchas patentes para defender al pingüino.

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2022 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.