jueves 28 de junio, 2007

BCN, la nueva portavoz de la IFPI

Actualización: El artículo de la BCN que se comenta más abajo ha sido puesto detrás de una página con contraseña. Aunque es admirable que la gente a cargo del tema se haya dado cuenta de lo sesgado que era el artículo original, creo que hubiera sido más responsable reemplazar el artículo con una explicación de porque fue borrado, o dejar el artículo y modificarlo para darle el balance que el tema se merece. En todo caso, las citas aquí y en el artículo en QLN deberían ser suficientes para dar una idea del tono del artículo original.

A pesar de ser un gran fanático del excelente trabajo que están haciendo en la Biblioteca del Congreso Nacional, uno no puede menos que preguntarse que pasó con un artículo sobre la Piratería en Chile. Como bien dice Claudio, el artículo obvia más de la mitad de la historia de la ley que se discute estos días en el congreso.

A mí me llama la atención la habilidad con que la IFPI y sus sucursales chilenas logran que instituciones respetables como la BCN se conviertan en sus portavoces, repitiendo sin contrapeso todo lo que salga de instituciones como la Comisión Nacional Antipiratería (CONAPI), cuya única razón de ser es levantar el espectro de las violaciones a los derechos de autor para lograr aún más restricciones en nuestra legislación.

Los Famosos US$200 Millones.

Según el artículo en la BCN, la piratería en Chile «mueve alrededor de 200 millones de dólares». El número proviene de la CONAPI misma, que sin duda sabe que no hay nada mejor que tener un número gordo y redondito para ganarse unos titulares. ¿Como se calculó este número? Quien sabe. Pero me imagino que la cosa va por multiplicar el precio de lo que sea que están vendiendo sus representados por un número sacado directamente de la imaginación colectiva de la CONAPI.

Al parecer, es tan grave el problema en Chile que la gente ya no va al cine tan frecuentemente como les gustaría a algunos. Y no, la idea de que los cines son un oligopolio latero o que estos días hay miles de otras formas de entrenerse no entra a la discusión.

dr_evil.png

Y los 200 millones en Chile sin duda se suman, granito a granito, a las contribuciones imaginarias de todo el resto del globo para sumar el… ¡¡billon de dólares!! de pérdidas que según las agrupaciones internacionales como la IFPI son causadas por la piratería.

El único problema es que otros han tenido problemas para llegar a ese billón. La OECD (no digamos una agrupación de hippies) publico hace poco un informe que calculaba las perdidas a lo más 200.000 millones a nivel mundial, es decir, menos de un cuarto de lo que la IFPI acusa.

¿Será que en Chile tendremos también que dividir cualquier número que salga de la CONAPI por cuatro?¿diez?¿corren las apuestas?.

Copia ilegal = terrorismo

O ese es el mensaje de «diez verdades inconvenientes acerca de la industria de la música hoy en dia» (PDF), un documento citado por el artículo en la BCN, que entre otras joyas nos explica:

«Las bandas de crimen organizado e incluso los grupos terroristas utilizan la venta de CDs falsificados para aumentar sus ingresos y lavar dinero.»

¿Osama vendiendo CDs? Sin comentarios.

Chile «bajo la lupa»

El artículo de la BCN habla también de la necesidad de «mejorar la deteriorada imagen internacional de nuestro país en [el ambito de la piratería]». Y esta es, como siempre, la guinda de la torta. Y es que además del bombo constante de la CONAPI, debemos estar avergonzados de nuestra pobre imagen internacional. Rara vez se habla de lo estrictas que son nuestras leyes, o de la falta de derechos que nos aquejan a los ciudadanos.

A tanto llega la exageración, que el artículo de la BCN cita un «estudio» de otro grupo de lobby «en el que participó el Instituto Libertad y Desarrollo de nuestro país, [que] señala que la piratería es la mayor deficiencia nacional.»

¿Será una cita errónea, o los autores del artículo están sugiriendo en serio que el mayor problema de Chile es gente comprando CDs copiados ilegalmente?

¿Y entonces?

Que quede claro: la copia ilegal de obras protegidas por derechos de autor, especialmente con fines comerciales, es sin duda un problema, y hay pocos que lo nieguen. Pero tomar los exagerados argumentos la CONAPI/IFPI como si fueron observadores neutrales en vez de grupos de lobby con una agenda política clarísima es, efectivamente, faltarnos el respeto.

~

5 Comentarios »

  1. Leo tu articulo y me pasa que siento que muchos aun hacen la relacion pirateria=delincuentes, y les cuesta entender la posibilidad del creative commons, del Open Source o del software libre. Lo conversaba con mi papa el otro dia y me decia que era una mirada que atentaba contra el derecho de propiedad, y eso a muchos aun les suena a comunismo y miedo a lo desconocido. El lobby es una practica que en Chile no esta regulada, y es aceptada de facto, por lo cual normalmente nos encontramos con estos «estudios» que nos muestran posiciones corporativas encubiertas. Una verguenza que la BCN se prestara para publicar algo asi, pero por suerte se dieron cuenta, esperemos que ahora salgan a aclarar la cosa. Un detalle mas que me alegro y llamo la atencion de la pagina de la BCN, esta construida sobre Software Libre. :)

    pato Castro — 28 de junio de 2007 @ 5:31 pm
  2. Algunas cositas:

    1. Estoy de acuerdo en el punto de que la BCN debe actuar de un modo más neutral en este tema.

    Creo que el problema es que simplifica y se enreda la discusión porque se pone al mismo nivel al que copia para uso personal que al que lo hace para delinquir. Incluso en los defensores de «la cultura libre», esta defensa aparece ambigua muchas veces, y eso enturbia las discusiones.

    1. Compartir una historia alredededor de una fogata es una experiencia tan integrada en nuestro ADN que el cine es lo mas parecido a eso que podemos encontrar. Por eso que no creo que pueda ser superado tan fácilmente por otros medios de entretenimiento. Las filas de los cines me hacen creer que no es un mal negocio, y que a la gente (que puede) le gusta mucho ir al cine, por lo que evoca esa experiencia.

    Cualquier cosa que nos permita evocar esa experiencia primitiva del fuego central y las historias, bailes, y cantos alrededor será un exitaso comercial, los artistas deben aprender a reconocer esto.

    1. Son esas experiencias las que deben potenciar los creadores de contenidos. No es lo mismo escuchar un recital en MP3 que ver al grupo en vivo y en directo, compartiendo esto con los demás.

    Es por eso que la misma gente que es capaz de bajar toda la discografía de Soda Estereo de alguna red P2P y guardarla en sus discos duros, o iPods, agota la venta de las entradas al recital de los argentinos con meses de anticipación.

    1. Yo no creo que la propiedad intelectual se debilite con los CC ni las licencias libres, o abiertas, al contrario, son nuevas formas de defender la propiedad intelectual dentro de un nuevo contexto donde las reglas son distintas, dado el adelante tecnológico.

    2. No hay que confundirse, copiar discos y películas con copyright es ilegal. Puede que a una familia pobre le sirva para salir de su situación, pero es no la justifica, no es una forma lícita de ganar dinero, los piratas, esos de cuneta, son delincuentes.

    3. La verdad es que las organizaciones criminales efectivamente usan la piratería, como parte de su cartera con la que diversifican sus actividades (no es chiste).

    No sé si los grupos terroristas la usan, pero hay que reconocer que la piratería es muy rentable y de muy bajo riesgo, lo que la hecho atractiva para los maleantes.

    Existe otro negocio que genera mucho dinero que es el robo de identidad, que al igual que la piratería se usa para ganar dinero extra se de casos en que delincuentes han migrado de la venta de drogas al robo de identidad o la piratería porque: a) es menos riesgoso, b) la penas son menores, y c) la rentabilidad es tan buena como el tráfico de droga (en algunos casos la rentabilidad puede ser mayor).

    Eduardo Diaz — 30 de junio de 2007 @ 6:35 pm
  3. Pato,

    Yo creo que la CONAPI y la IFPI entienden relativamente bien lo de CC y el FOSS, pero como al centro de esos movimientos no está el ánimo comercial, quedan fuera de lo que esas organizaciones entienden como algo válido. Si no me equivoco, alguien de la CONAPI (o la SCD, no recuerdo) le dijo a Claudio Ruiz una vez que eso de CC es «lindo, pero no para Chile».

    Eduardo,

    Como bien dices, hay que separar aguas. Ojo que el «copiar discos y películas con copyright» es legal es muchas partes (para uso personal), como lo es hacer una copia de un programa de TV en una videocassetera, etc. Que en Chile tengamos una ley talibán al respecto, es otro tema.

    Saludos.

    Carlos — 1 de julio de 2007 @ 10:36 am
  4. ¿Puede Cuba tener acceso al OLPC? Posición oficial de la OLPC…

    ¿O Siria, Irán, Irak, etc?¿Saben una cosa? Me preocupó el tema, porque un comentario de Carlos me hizo reflexionar, y el problema del embargo a Cuba no es menor. Pero hay maneras de resolverlo, mediante triangulación,  pero sobre eso estoy……

    La Naturaleza del Software — 2 de julio de 2007 @ 6:42 pm
  5. Carlos. En realidad me refería al contexto chileno. Efectivamente en muchos países es legal copiar discos y películas con copyright, pero para uso personal, hasta donde sé. Son los cuneteros y los que «lucran a la mala» los que me preocupan. Hace muchos años atrás, yo era integrador de un software de origen norteamericano, esto quiere decir, que junto con vender el software le agregaba valor, desarrollando proyectos basados en el mismo. Por esto tenía un contrato de VAR (Value Added Reseller) el que me exigía cumplir con metas de venta pre establecidas.

    Un día, para mi sorpresa, trabajando en Entel un empleado de esa empresa me presentó una lista que incluía en primer lugar el software que yo distribuía. Comprenderás que no me hacía gracia que el software, que Entel compraba a duras penas, y ni siquiera en la cantidad de licencias que necesitaba, fuera vendido por 5 lucas por los mismos empleados de esa empresa.

    Mucha gente educada cree que vender y comprar software pirateado no es malo, pero lo peor es que empresas de todos los tamaños crean que es lícito comprar unas pocas licencias y piratear el resto.

    Por eso que al discutir estos temas se debe ser bien clarito, porque no podemos dañar a los que legitimamente viven de la venta de software (o discos).

    Hoy en día muchas empresas de software permiten el uso personal de su software, e incluso no cobran por estas, existen también licencias alternativas (como las licencias FLOSS). Pero a menos que la empresa no lo autorize, no puedes copiar software, ni siquiera para tu uso personal.

    Eduardo Diaz — 2 de julio de 2007 @ 7:21 pm

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.