Posts Tagged ‘Reforma’

El Descarrilamiento de la Ley de Propiedad Intelectual

lunes 28 de septiembre, 2009

Mañana, se supone, iba a ser un día de celebración para todos los que nos interesa tener una ley de derechos de autor balanceada y moderna, que se aleje del extremismo que hace que la ley actual no solo ignore las necesidades básicas de creación y el acceso a la cultura, sino también la realidad tecnológica en que vivimos.

Pero una campaña liderada por el Diputado Gonzalo Arenas esta amenazando la aprobación de la ley con una campaña digital que esta saturando las casillas electrónicas de los diputados en el Congreso (menos la de él, uno asume).

Uno puede estar de acuerdo en que el mentado artículo está redactado pobremente. Pero recordemos que en Chile el alojar contenido protegido por derechos de autor ya es ilegal. Lo nuevo de la Ley no son los castigos, sino el ordenamiento de los procedimientos judiciales, y por supuesto, las excepciones. Y entonces, la solución a un lenguaje poco feliz de un solo artículo que está promoviendo el Diputado Arenas y sus seguidores en la red es totalmente absurda: el descarrilar un proyecto de Ley que por primera vez crea excepciones reales para ciudadanos comunes y corrientes para usar la cultura que todos creamos, que permite a las bibliotecas la posibilidad de poner a disposición de las obras que mantienen a personas minusválidas, y un largísimo et cétera.

Y es que aquí hay que ser bien claro: intereses ligados a la SCD y otras entidades de gestión se opusieron a prácticamente todas las excepciones que contiene el proyecto que se votará mañana. Y el retirar el proyecto a esta altura no solo significa, como algunos están ingenua o maliciosamente sugiriendo, tener la oportunidad de revisar un pequeño artículo: significa poner sobre la mesa todos los avances que contiene el proyecto, para ser discutidos y posiblemente eliminados de nuevo. Un comentarista en el blog de Christian decía que no estaba opuesto al proyecto como un todo, pero que el proyecto no se podía «rechazar por partes«. La otra cara de esa moneda es que el proyecto, una vez rechazado o retirado para ser revisado, no puede ser «revisado por partes«. [Actualización: Y otra cara más es que durante el proceso de aprobación en la Cámara, se podría votar la revisión de ese artículo solamente, según nos cuentan en los comentarios].

Y si alguno de esos activistas que supuestamente están defendiendo los derechos de todos nosotros creen que el resultado de otro proceso de discusión más, demorado y probablemente con un Congreso con composición distinta generaría un proyecto tan positivo como el que está sobre la mesa hoy, les recomiendo que además del artículo que tanta hiperventilación está generando, también se lean los otros artículos, que nos dan a todos derechos que si el proyecto se rechaza mañana se irán con el 85 T, tal vez para no volver. Y que se tomen una pastilla para curarse el serio caso de ingenuidad política que están teniendo.

La política, dicen por ahí, es el arte de lo posible. Una reforma de esta magnitud, que tiene que incluir los intereses de muchos, no puede ser perfecta. Pero es perfectible, y si el Diputado Arenas esta montando esta tremenda campaña no por ánimo electoral o por descarrilar un proyecto generado por el gobierno, debería inmediatamente promover un Proyecto de Ley que reforme ese artículo que tanto le molesta [O, como mencionaba en la actualización más arriba, juntar los votos para que el artículo maldito sea reescrito]. Pero rechazar o demorar toda la Ley nos significa quedarnos con una ley antidiluviana que nos hace a todos delincuentes. Y ese, irónicamente, sería el gran triunfo de la SCD y de una visión extremista de los derechos de autor.

La Ley de Propiedad Intelectual y los Juegos de Suma Cero

domingo 05 de octubre, 2008

Imaginate que un día te compras un sandwich con un amigo, y te encuentras en la situación de dividirlo con él. Como la única forma de que tu pedazo sea mas grande es que el pierda de su parte del sandwich, los economistas llaman a ese tipo de situación «de suma cero» (las elecciones presidenciales también son un buen ejemplo, porque para que uno salga presidente, el otro necesariamente tiene que perder).

Esto parecerá muy obvio en el caso del sandwich (o de la elección). Pero resulta que hay muchas situaciones que no son de suma cero. Partiendo por la compra del sandwich: ambos tú y tu amigo y el vendedor del cuál obtuvieron el sandwich ganaron en la transacción. No hay perdedores.

Ya sé lo que te estás preguntando… ¿Y que diablos tienen que ver los sandwiches y los juegos de suma cero con la Ley de Propiedad Intelectual (LPI)?. Bueno, la cosa va más o menos así:

Uno no puede dejar de pensar que la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD), que ha montado una campaña frontal contra la reforma a la LPI que se trámita en este momento en el Congreso, ve esto de los Derechos de Autor como un juego de suma cero. Así, la SCD nos quiere hacer creer que la única forma de que los ciudadanos tengamos más acceso a nuestra cultura es si ellos pierden, y que el proyecto en discusión no es más que una forma de debilitar el sistema que les da sustento económico a los autores y artistas del país.

Y si uno tiene esa perspectiva, no es difícil ver que la SCD crea que esto es una guerra contra la sociedad en general, donde para que la ésta gane algo deben perder ellos. Y en ese estado mental belicoso parece que no hay lenguaje demasiado incendiario ni se puede jugar lo suficiente con la verdad. Así, nos encontramos con denuncias histéricas de que el comunismo está arrasando nuestro país (o el autor no entiende lo que es el Comunismo, o no ha salido a la calle en Chile en 20 años. O ambas), o cosas como esta:

Llegamos a la conclusión de que son ocho son los puntos de mayor conflicto: 1. Se beneficia a los grandes de internet y se da cero a los autores. 2. Se quiere derogar la irrenunciabilidad de derechos. 3. Ya no se habla ni de autores ni de artistas, sino de “titulares de derechos”. 4. Establecimiento de una super-excepción a los derechos de autor. 5. Las autoridades desconfían de los artistas organizados en sociedades de gestión. 6. Se quiere cambiar “finalidad de lucro” por “interés comercial”. 7. Se pretende eximir a comerciantes del pago de derechos. 8. Se quiere autorizar el negocio de las fotocopias masivas de libros.

Ya algo he discutido la tontera que es atacar a las proveedoras de Internet, que no es más que una forma de extraernos a todos un impuesto con beneficio privado. Pero el decir que con la reforma a la ley «se da cero a los autores», dado que el proyecto endurece tremendamente las penas por violaciones a los derechos de autor, es simplemente faltar a la verdad. De más esta decir que no existe tal cosa como una «super-excepción» en el proyecto, y menos se pretende autorizar el negocio de las fotocopias masivas de libros. De lo demás, informate acá.

La verdad es que las libertades que se está tomando la SCD con la verdad y las realidades de la reforma no hacen más que traicionar ignorancia. Como otros antes que ellos, y sus pares en otros países, la SCD se niega a entender que este no es un juego de suma cero, y que no se trata de robarles lo que parece a veces perciben como derechos divinos y absolutos, sino que el proyecto  facilita el acceso básico a la cultura que por mucho tiempo nos ha sido negada, y que de ese acceso expandido – y bajo un marco legal atento a las realidades tecnológicas con las que vivimos – tanto los titulares del derecho como la sociedad en general tienen todas las de ganar.

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2022 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.