Archive for octubre, 2006

Dr. Scrybe (O como aprendrí a dejar de preocuparme y a amar la Web 2.0)

sábado 21 de octubre, 2006

Tengo que confesar que a pesar de todo el tiempo que paso disfrutando de Internet, hay ciertos «movimientos» que nunca me han convencido mucho. El primero en esta lista de cosas dudosas son todos los servicios basados en la red, como todos los lectores de blogs en líneas, calendarios, y un largo etcétera. Cierto, hay cosas que funcionan fantástico, como Google Maps, que son mucho más rápidas y más fáciles de usar que sus versiones de escritorio, pero en la mayoría de los casos, prefiero tener todos mis programas (y más importantes, todo la información) en mi computador personal.

Hasta hoy, no había visto mucho que cambiara mi opinión. Hasta que ví este video:

Scrybe , aunque todavía no existe (será lanzado en Octubre), tiene la pinta de ser el mejor organizador de información que he visto, lejos. Incluyendo todos los programas en el escritorio y en línea. Además de todo el ajaxismo habido y por haber, se puede trabajar en línea y desconectado, y toda la información se puede exportar a múltiples formatos, incluyendo… pequeños ayuda-memoria o agendas para el día… en papel.

Mmhh. Tal vez tendré que pensar en desinstalar algunos programitas, si esta cosa funciona con Linux.

8000…

martes 17 de octubre, 2006

… es el número de demandas judiciales que la Federación Internacional de la Industria Fonográfica ha lanzado contra gente que ha bajado música de Internet. Y para los que se quejan que a los latinos no nos pescan, aquí esta la lista completa de paises en que se iniciaron las acciones legales: Argentina, Austria, Brasil, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Hong Kong, Islandia, Irlanda, Italia, Mexico, Holanda, Polonia, Portugal Singapur y Suiza. O sea… ni los suizos se salvaron.

Mientras sigue la cacería de brujas de la industria de la música, es interesante mirar lo que esta pasando, paralelamente, en otro aspecto de esta pelea. La EFF cita a un ejecutivo de Yahoo! Music (los mismos que estan probando las aguas de un mundo sin GDD), que dice:

La noción de que una canción con GDD que compro esta protegida y una sin GDD no lo está es una falacia… No tiene sentido. Música no va a estar protegida, y cualquiera que te diga eso no esta siendo honesto… Simplemente le estás haciendo difícil a la gente que quiere hacer lo correcto y que quieren poner la música que han comprado legítimamente en los aparatos y servicios que ellos quieran

No hace mucho tiempo atrás, en la época de Napster, cualquier ejecutivo que hubiera dicho algo como esto hubiera perdido su trabajo. Pero parece que a pesar de las 8000 demandas (mis condolencias a los afectados), hay signos de cambio. Y ese cambio se vé, por ejemplo, en los acuerdos acordados por YouTube (GooTube?) con varias compañias de música. Parece que esta vez, algo se ha aprendido de la experiencia de demandar a Napster, que lo único que logro fue derrotar a una pequeña compañia para darle paso a docenas de otras. La parte clave del anuncio de acuerdo entre YouTube y Sony BMG es esta:

SONY BMG y YouTube compartirán las ganancias de la publicidad de todos los videos que incluyan trabajos audiovisuales y de audio de la vasta biblioteca de SONY BMG MUSIC ENTERTAINMENT

Aquí puede estar, con suerte, la semilla de un acuerdo más amplio. Todo el mundo gana: los usuarios de YouTube tienen acceso a una tecnología fantástica para crear y compartir videos, YouTube gana buen dinero con la publicidad, y cuando corresponda, se comparte un pedazo de la torta con Sony y otras empresas discográficas.

Si funciona para YouTube, ¿Porqué no para P2P?

Firefox vs. IceWeasel: En Defensa de Debian

sábado 14 de octubre, 2006

firefox.jpg

La historia, muy comprimida, es esta: En Febrero de este año, un representante de la Corporación Mozilla, el frente comercial de los creadores de Firefox, Thunderbird, le pidió a Debian que se asegurará de que cumpliera las reglas del uso de las marcas registradas de esos programas, en particular el nombre y los íconos oficiales, o dejar de crear paquetes con esos nombres. Después de una largísima discusión, Debian ha decidido la segunda opción, y en la nueva versión de Debian, Firefox pasará a ser «IceWeasel» y Thunderbird «IceDove».

La decisión ha generado mucha prensa. Y muchos, muchos blogs han discutido el asunto. Mariano incluso hace referencia a un artículo en que se habla de los «talibanes» de Debian. Pero como es habitual, el diablo está en los detalles. Vamos por partes.

iceweasel.jpg

Debian es una distribución muy grande que se apega lo más posible a la «Guía de Debian de Software Libre» (GDSL). Del trabajo de Debian se benefician muchas distribuciones derivadas como por ejemplo Ubuntu, que pueden tomar la base de Debian y modificarla a voluntad.

En el caso de la disputa con la Corporación Mozilla (CoMo), el problema no es tan simple, como se ha dicho. La CoMo le está pidiendo a Debian que use el logo y el nombre oficial, lo que va contra la GDSL (porque ni los logos ni el nombre se pueden modificar), pero eso no es todo. También quieren que todas las modificaciones que se hagan al código fuente original sean enviadas primero a Mozilla para que sean aprobadas. Esas modificaciones pueden ser bastante simples, como por ejemplo desactivar actualizaciones automáticas (que los usuarios de Debian recibimos a través de servidores de la distro) y un buscador automático para paquetes de Debian, hasta cosas más complicadas, como integración con el resto de la distribución.

He aquí, entonces, la situación. Y al parecer, estas eran las alternativas:

  1. Mantener el logo y el nombre, pero mover los programas a la sección «no libre» de los servidores (creo que esto se llama «multiverse» en Ubuntu)
  2. Convencer a la CoMo que cambie su política de uso del nombre y los logos (la CoMo pide que se usen ambos o ninguno)
  3. Renombrar Firefox y dejar de usar los logos oficiales

debian.jpg Opción (1) sería posible, excepto que Debian tiene el compromiso de proveer a sus usuarios con actualizaciones de seguridad por lo menos hasta que una nueva versión estable de Debian exista. En el caso de la versión 3.0, ese plazo fue de más de 3 años. Sin embargo, Mozila proveé parches de seguridad por mucho menos tiempo (cerca de seis meses), y después de ese plazo todos sus usuarios deben actualizar sus navegadores. Entonces, después del periódo en que Mozilla deja de dar soporte oficial a Firefox, los desarrolladores de Debian se encargan de «parchar» la versión vencida cuando se descubren problemas de seguridad. O sea, Debian se vería obligado a cambiar la versión de Firefox, lo que va contra del concepto de un sistema «estable», que se usa, por ejemplo, en servidores.

Opción (2) se intentó sin éxito, y la verdad es que es sorprendente. Los críticos de Debian le dan la razón a Mozilla o acusan a Debian de intransigente, pero se olvidan que el proyecto de software que es mucho más exitoso que Firefox, o sea, Linux, también tiene un nombre que es una marca registrada. Sin embargo, todas las distribuciones le hacen cambios al código según las necesidades del momento, y que yo sepa Linus no anda amenazando a nadie por hacer esos cambios. Y esas distribuciones pueden usar el nombre sin problemas.

Claramente, la única opción razonable, aunque sea indeseable, es (3). La ironía del asunto es que al intentar proteger el valor de la «marca», la CoMo se arriesga a que muchas de las distros mas importantes del mundo Linux dejen de usar Firefox oficialmente. Aunque están en su derecho, difícilmente se puede decir que han sido muy comprensivos con Debian. Esperemos que en el futuro cercano los dos lados encuentren una solución razonable.

Y para los usuarios descontentos, he visto muchos gritos al cielo y quejas injustificadas. Si no te gusta lo que están haciendo Debian y Ubuntu, la solución es (si, lo sé, es lamentable), hacer lo que tiene que hacer cualquier usuario de un Mac o Windows, y es simplemente visitar el sitio de Mozilla, bajar Firefox, y presto. ¿Es eso tan difícil?

Actualización: Mike Hommey, que esta a cargo de empaquetar Firefox en Debian, contesta a las críticas de los pro-CoMo.

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.