Archive for julio, 2007

Más Reacciones: Piquer en «La Tercera»

lunes 30 de julio, 2007

En la edición de hoy de «La Tercera» se le da tribuna al profesor de la Chile José Miguel Piquer . La columna, aunque corta, tiene un par de puntos que vale la pena destacar. En primer lugar:

Si este acuerdo se hubiese firmado con otra empresa -digamos HP, Sun, Apple u Oracle-, yo apostaría que no hubiese generado este pánico. Porque el miedo lo genera Microsoft, no el acuerdo mismo.

Esta es sin duda un buena observación, y es algo que he conversado con varios de los críticos del acuerdo en los últimos días. Sin embargo, es común entre otros analistas dejar la cosa hasta ahí, insinuando de esta manera que este «miedo» es irracional, sin justificación alguna. El Profesor Piquer va más allá:

Microsoft ha jugado siempre el rol del “malo” en la industria de las tecnologías de la información. Ha llenado el mercado de soluciones mal hechas y que fallan en forma sistemática; siempre ha copiado las innovaciones que han hecho otros y, finalmente, ha dominado el mercado en forma incuestionable por más de 20 años. Cuando uno posee el 90% del mercado, no hay mucha motivación para ser amable.

Aunque estas no son las razones que enarbolan los que critican a Microsoft desde el lado del software libre, son unas que el gobierno debería tomar en cuenta. Ya no estamos hablando de profundas diferencias ideológicas (que existen y son válidas), pero también de razones técnicas.

¿Y que pasa con el acuerdo, entonces? He aquí el veredicto de Piquer:

Pero, ¿realmente es peligroso el acuerdo firmado? Yo creo que sí. La redacción ambigüa de algunas partes permite interpretaciones, y quedamos en manos del gobierno para velar por la privacidad de nuestros datos y la apertura de sus sistemas.

Es bueno saber que no solo somos los blogeros hippientos e histéricos los que hemos encontrado este acuerdo preocupante. Esperemos que estas voces sigan recibiendo el espacio que se merecen. Porque, digan lo que digan algunos, no solo de Microsoft vive el hombre.

El Acuerdo Marco: Los Descargos del Ministro y Microsoft

domingo 29 de julio, 2007

Que semana que tuvimos en la Internet chilensis. Esto se encendió como pólvora con la ayuda de muchos blogs, y los medios tradicionales rápidamente olieron sangre y se lanzaron en picada a pedir reacciones del ministerio de economía y de Microsoft (y a escribir horrendos artículos también). Una revisión de estas reacciones son tremendamente útiles si queremos entender la forma en que se esta haciendo política digital en Chile.

«No Entregaremos los datos»

El acuerdo establece que ciudadanos Chilenos podrán acceder al servicio Live! de Microsoft, de forma gratuita, para acceder a blogs (supongo que se refieren a la creación de blogs) alertas, calendarios, etc. El gobierno ha declarado sin reservas que los datos privados de los chilenos no serán compartidos con Microsoft. Esta aclaración es sin duda positiva.

El misterio, entonces, es cuál es el rol del Registro Civil en este tema. Si Microsoft proveerá un servicio para todos los Chilenos (cosa que ya hace, por lo demás), pero al mismo tiempo no tendrá acceso a ningún dato privado, me pregunto:

  • ¿Significa esto que copias del servicio Live! se ejecutaran localmente en servidores mantenidos por el Estado? Esto parece improbable. Y si no es así…
  • ¿Se ejecutaran remotamente, en servidores mantenidos por Microsoft? Y si es así…
  • ¿Como podrán ser abiertas esas cuentas sin entregarle información privada a Microsoft? ¿Pretende el gobierno crear su propio portal para este propósito?
  • El gobierno ha dicho que el sistema será «opt-in», y que cada usuario elegirá si quiere acceder al sistema. ¿Significa esto que las cuentas serán creadas previamente, o que cada ciudadano debe pedir explícitamente la creación de la cuenta?

Se ha sugerido que se requerirá «coordinación» o «asesorías» del Registro Civil, y que no hay mucho de que preocuparse. En su blog, el asesor gubernamental Alejandro Barros afirma que el Registro Civil «dará de alta casillas» sin entregarle información privada a Microsoft, lo que no aclara mucho, pero suena preocupante. Hasta que el gobierno presente más detalles, las sospechas sobre esta parte del acuerdo no se pueden poner de lado.

Aún más, me pregunto por qué necesitamos que un funcionario del Registro Civil o del Ministerio de Economía este involucrado en el proceso por el cuál un ciudadano abre un blog, obtiene un correo electrónico, etc., todos los cuáles son ya gratuitos y sumamente accesibles, y en que justamente es un área en que Microsoft tiene abundante competencia (con muy buenos resultados).

Y el papel del estado me trae al siguiente punto:

«El Gobierno no desembolsa dinero»

El gobierno y Microsoft han intentado por todos los medios presentar el acuerdo como una serie de donaciones generosas de parte de la empresa que no requerirán desembolso de recursos fiscales, como dijo Martin Karich (Gerente de Comunicaciones de Microsoft-Chile) al acusar a los críticos del acuerdo de emitir «opiniones sin fundamento».

La evidencia, lamentablemente, no respalda estas afirmaciones. Cito el acuerdo:

El Gobierno de Chile y El Ministerio de Economía harán sus mejores esfuerzos para desarrollar el proyecto de capacitación digital, dentro de sus competencias y posibilidades presupuestarias, evaluando los aportes económicos que permitan complementar el programa.

El Ministerio de Economía se compromete a contar con la infraestructura computacional básica para la carga de cuentas de ciudadanos y se compromete a contratar la asesoría de implementación del sistema de carga de ciudadanos. Para tales efectos, el Ministerio de Economía se coordinará con el Servicio del Registro Civil e Identificación.

d.3.- El Ministerio de Economía coordinará con el Ministerio de Educación el aporte complementario para la realización de este proyecto de la escuela innovadora.

g.3.- El Ministerio de Economía se compromete a coordinar con la Dirección de Contratación Pública la difusión de esta oferta a objeto de establecer las acciones concretas tendientes a que sea recibida adecuadamente por las pequeñas y medianas empresas.

Una vez realizado dicho estudio, el gobierno de Chile, a través del Ministerio de Economía, apoyará la difusión de éste

Como ven, el texto mismo del acuerdo desmiente al Sr. Karich, a menos que el Ministerio haya encontrado una forma de pagar por esa infraestructura, asesorías y campañas publicitarias otros sin costarle un peso al fisco Chileno. Si es así, acá estamos hablando de milagros.

Y Alejandro Barros, asesor del grupo de ministro a cargo de diseñar la estrategia digital del país, parece estar de acuerdo con el Sr. Karich. Nos dice en comentarios en su blog:

El convenio con Microsoft se refiere básicamente a una donación en la cual el Estado se hace receptor de dicha donación si analizas todos los puntos corresponden a donaciones por parte de ellos.

He aquí el quid del entendimiento del gobierno sobre el acuerdo. Pero la donación de Microsoft lo es solo en el mismo sentido que el fabricante te «dona» un programa de protección contra virus cuando compras un PC nuevo: el producto expira en 30 días, y después hay que pagar la licencia. Igualmente, el acuerdo menciona una y otra vez el plazo de tres años, y es razonable suponer que parte o la totalidad del aporte de Microsoft requerirá, tarde o temprano, millonarios gastos en renovación y actualización de software y de entrenamiento del personal a cargo de los sistemas computacionales que reciben la «donación». Más aún, hay costos no monetarios que hasta ahora no se han discutidos: la dependencia tecnológica que implica usar sistemas de software propietarios de un proveedor único.

Aquí, aclaremos otra vez, no hay donación alguna, sino una inversión inteligente de Microsoft. Y por parte del gobierno, una compra a crédito. Compre ahora, y pague después.

«El acuerdo no es secreto»

El ministerio, en su comunicado de prensa, nos recuerda

… que [el acuerdo marco] fue firmado ante la prensa el pasado 9 de mayo, oportunidad en que el ministro Alejandro Ferreiro detalló ante los periodistas la totalidad de sus alcances.

Aunque es evidente que el Ministro si llamó a una conferencia de prensa, eso no hace que el proceso de generación del acuerdo marco haya sido el correcto, ni mucho menos que sea transparente.

Es un triste testamento al concepto que tiene el gobierno de la transparencia e inclusión ciudadana el que el Ministro y sus asesores crean que la forma adecuada de tomar decisiones tan importantes y fundamentales como los que se tratan en el acuerdo sea el hacerlo a puertas cerradas, sin consultar al congreso, con una empresa elegida a dedo y sin considerar las opiniones que puedan tener otros actores que participan activamente en estas discusiones.

Tal vez el acuerdo fue publicitado, pero eso no ayuda mucho a un desarrollador independiente que podría haber ofrecido una solución alternativa a un municipio, o a los chicos de LinuxChillan que quieren hacer más trabajo con escuelas, o a competidores de Microsoft como Google, Yahoo! o WordPress que ofrecen alternativas a las incorporadas en el acuerdo. Todos estos actores tienen que competir no contra Microsoft en un mercado abierto, sino contra el gobierno de Chile, que estará actuando como proveedor y promotor de software propietario. Y a propósito… «Es un acuerdo, no un contrato»

Este argumento es tan ridículo que casi no vale la pena comentarlo. De más esta decir que si un gobierno, de donde sea, envía a su Ministro de Economía a firmar un acuerdo, no queda duda que el gobierno, a menos que sea de una república bananera, tiene toda le intención de cumplirlo.

Y esto no quita que el gobierno no esta en la obligación legal de cumplirlo, independiente de las intenciones. Sin duda, repudiar el acuerdo y empezar de cero le haría muy bien al país.

«Elevemos el nivel de discusión»

En cierto sentido, las reacciones populares siempre tienen un poco de todo. Gente que reacciona con rabia, gente que habla sin pensar, gente que se pone «violenta». Lo vemos en la calle, y los vemos en la red. Pero también hay muchos (en la calle y en la red) que han pensado mucho en estos temas por mucho tiempo, y que tienen críticas válidas y bien fundamentadas al acuerdo. Y el Ministerio y Microsoft se equivocan al escudarse en las reacciones más extremas para evitar contestar preguntas que válidas sobre el acuerdo, como lo hizo Alejandro Barros en su blog, contestando a una pregunta de Arturo Catalán de El Mercurio:

@arturo catalan: creo que la discusión que se ha generado se ha construido sobre la base de un análisis bastante liviano, mucha ignorancia, lo que ha llevado finalmente a una discusión llena de prejuicios y con la cual no es fácil generar un espacio de reflexión razonable, un ejemplo de los post en su medio:
=====
Vean el blog del Secretario Ejecutivo del Comité de Ministros para el Desarrollo Digital, que depende del Ministerio de Economía.
http://www.alejandrobarros.cl/
Con asesores así…….
Saquen conclusiones.
Posteado por:
Marcelo (Julio 24, 2007 05:42 PM)
=======
Que se responde a ese tipo de afirmaciones?

Además de los insultos gratuitos, sacar un comentario de un blog cualquiera (admitiendo que el Sr. Barros podría haber elegido uno mucho peor) para insinuar que es representativo de lo que se ha escrito y así no contestar sobre el fondo de las críticas no aporta mucho a la discusión.

Para ser justos, este comentario en el blog del Sr. Barros tiene varios días de antigüedad, y ha corrido mucha tinta bajo el puente desde entonces. Para ayudar al Sr. Barros a encontrar análisis que no sean livianos, sin ignorancia y prejuicios, y cuyos autores estoy seguro quieren generar espacios de reflexión razonables, le recomiendo buscar en la lista de Christian, o acá va una lista (incompleta, así que no se ofendan los ausentes, y agregaré más a medida que los encuentre/recuerde) de los artículos que he encontrado con críticas y preguntas muy válidas con respecto al acuerdo:

Y a los lectores, sigan sintonizados, que queda mucho, mucho que comentar.

¿Esta el Gobierno de Chile Vendiéndonos a Microsoft?

domingo 22 de julio, 2007

No es ningún misterio que la relación entre el Gobierno de Chile y Microsoft es, por decirlo menos, amigable. No cualquier empresa puede lograr que un Presidente de la República (Ricardo Lagos) utilice su cargo para hacerle publicidad gratis a su producto (si, estoy hablando de «Mi Primer PC«), o tenga tal influencia que hasta el ministro de economía asista feliz a una sesión de adiestramiento. Pero estas cosas son detalles comparada con la última película protagonizada por nuestro estimado Gobierno y el gigante de Redmond.

winlogocompression.png El pasado 9 de Mayo, el Ministro de Economía Alejandro Ferreiro, el representante de Microsoft Craig James y el mandamás de Microsoft Chile Hernán Orellana (un viejo conocido) firmaron un acuerdo marco de cooperación de una envergadura que sin duda le significará al Sr. Orellana y a Mr. James un saludable bono firmado por Bill Gates mismo. Para los otros involucrados (todos nosotros) el análisis costo/beneficio no es tan ventajoso.

El acuerdo es amplio, decía, y demasiado largo para desgranarlo en un artículo (además, hay que traducirlo desde comunicado-de-prensa a castellano, lo que toma tiempo). Pero si casi todo el acuerdo es preocupante, esta es quizás la que más llama la atención:

b) Domicilio Digital
b.1.- Creación conjunta de un «espacio» donde los ciudadanos tengan acceso a toda la información, notificaciones e interacción relevante con instituciones públicas. El ciudadano no busca la información, la información sigue al ciudadano.
b.2.- Microsoft se compromete a proveer la plataforma Live (Mail, Messenger, Spaces y Mobile) para proveer los servicios de correo, comunicación instantánea, blogs y acceso a los mismos desde los celulares respectivamente, para 15 millones de usuarios en forma gratuita. Microsoft se compromete a asumir los costos de operación y administración de la infraestructura asociada.
Lo anterior comprende, además de los productos antes mencionados, lo siguiente:
  • Domains@live: el gobierno podré manejar su propio dominio para las cuentas de correo y mensajerías en un formato del tipo ciudadano@xxxxx.cl
  • La aplicación incluyen ente otros: correo, tareas, to do, blogs, alertas, calendario
  • Hosting gratuito de las aplicaciones.
  • 2 gigabytes de almacenamiento por Ciudadanos soporte premier 7×24 on line para los administradores de las cuentas de correo.
  • interfaces automáticas para la carga y creación de cuentas de ciudadanos.
  • Acceso vía celular en modalidad WAP y Windows Mobile
La información y datos recibidos a través de esta plataforma sólo podrán tener el uso y destino específico para el cual expresamente consientan los usuarios de dicha plataforma.

b.3.- El Ministerio de Economía se compromete a contar con la infraestructura computacional básica para la carga de Cuentas de ciudadanos y se compromete a contratar la asesoría de implementación del sistema de carga de ciudadanos. Para tales efectos, el Ministerio de Economía se coordinara con el Servicio del Registro Civil e Identificación.

Hay mucho que decir sobre este «Domicilio Digital». Primero, todos los servicios que se nombran (mensajería, Live, etc.) ya están disponibles, sin costo, a todos los «ciudadanos». Aunque no todos nosotros, por supuesto, elegimos usar los servicios de Microsoft, y he ahí la genialidad del acuerdo: el Ministerio de Economía parece estar dispuesto a entregarle, en bandeja de plata, 15 millones de clientes a Redmond.

Quizás la parte más preocupante (de esta parte del acuerdo) es la frase «se coordinará con el Servicio del Registro Civil e Identificación». ¿Que significa esto? Una lectura de la frase es que el Gobierno de Chile esta ad portas de entregarle información privada de todos los ciudadanos a una empresa privada. Y no nos engañemos, que aquí no hay nada gratis. Todos los servicios que se nombran en el «espacio» le significarán inmensas ganancias a Microsoft en términos de publicidad, haciendo que su magra inversión en el programa (si se le puede llamar así) sea recuperada con creces.

El accionar del gobierno es impresionante. Solo nos queda adivinar cuantos meses de negociaciones secretas condujeron a la firma del acuerdo. Habla del desprecio que tiene este gobierno (y sus predecesores) por una discusión abierta sobre el desarrollo digital en Chile. Habla también de la habilidad de Microsoft: normalmente ha tenido que recurrir a tácticas desleales y monopólicas para asegurar el éxito de sus productos. Gracias al Gobierno de Chile, esta vez ganará el partido antes del pitazo inicial. Aplausos para el Sr. Orellana.

Una vez más, vemos el actuar de un gobierno con una miopía e ignorancia en temas tecnológicos que dará, estoy seguro, para muchos comentarios. Una vez más, el gobierno se niega a tomar las riendas del desarrollo tecnológico en Chile, y se embarca en otra aventura diseñada y ejecutada por Microsoft, todo a puertas cerradas (¿Gobierno Ciudadano, escuche por ahí?). Una vez más, vemos como la ausencia de un a política de desarrollo tecnológica neutral y coherente nos lleva a acuerdos bizarros y peligrosos como este.

Por mi parte, no tengo ni la más mínima intención de mudarme al barrio digital de Microsoft, y espero que el gobierno tenga la mínima decencia de declarar públicamente que los datos personales de todos los ciudadanos Chilenos están protegidos y no serán compartidos con Microsoft ni ninguna otra empresa privada. Y espero también que la Contraloría este mirando este acuerdo con la mejor lupa que tienen, porque la van a necesitar.

Del resto del «acuerdo» habrá que escribir más y mejor otro día. Por ahora, les recomiendo a todos que lo lean cuidadosamente.

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.