Posts Tagged ‘youtube’

YouTube Awards: Ganándole a Viacom

Jueves 22 de Marzo, 2007

youtubeva2006.png YouTube se subió al carro de los concursos. Esta semana, anunciaron los YouTube Awards, que van a premiar a los mejores videos. Anuncio que llegó a días del notición de que Viacom esta demandando a GooTube por violación de derechos de autor. ¿Casualidad? Tal vez, pero la estrategia de Google con los premios es muy inteligente.

El argumento legal de Viacom se basa, en parte, en que GooTube no es muy diferente de Napster, es decir, un servicio que se utiliza fundamentalmente para violar derechos de autor, y que Google es responsable. Si Viacom logra convencer a un jurado de que en YouTube la principal actividad es el subir y ver copias ilegales de programas de televisión, la analogía con Napster será completa (y ya sabemos lo que le pasó a Napster).

Pero es aquí donde los “YouTube Awards” son una movida brillante. ¿Que mejor forma de probar que YouTube es un sitio legítimo, usado por millones para crear y compartir nueva cultura? Simple: usas tu propia comunidad de usuarios para gritar fuerte y claro: estamos acá creando nuevos contenidos sin violar los derechos de autor de nadie. Si quieres ayudar a YouTube, nada mejor que votar.

Señor Juez, le presento Prueba A.

Viacom: Google es Napster

Miércoles 14 de Marzo, 2007

A von Clausewitz le gustaba decir que la guerra es una extensión de la diplomacia por otros medios. Y Viacom ha demostrado que en el mundo de los negocios la cosa es parecida: una vez que quedo claro que las negociaciones con YouTube no iban a ninguna parte, se decidió a atacar con una monstruosa demanda judicial por violaciones a los derechos de autor. ¿Funcionará la estrategia?

No hay ninguna duda que YouTube (GooTube para los amigos) aloja mucho material que esta protegido por el derecho de autor. Nada que decir. Los argumentos pro-GooTube son, por un lado, comerciales:

Dinosario, muere de una vez: Viacom representa una visión anticuada de los medios, y debería dejarse de lloriquear y adaptarse, o están condenados a desaparecer. Aunque este argumento no tiene mucha base en la ley, si tiene sentido de relaciones públicas. En vez de tratar de controlar cada bit de tráfico posible a sus sitios web y su contenido, Viacom debería usar GooTube para obtener ganancias con publicidad y usarlo como el mejor “people meter” de la historia.

Obviamente, este argumento no convence a Viacom. El argumento legal en contra de Viacom es mucho más sólido, me parece:

¿GooTube = Napster?: Para poder ganar esta demanda, Viacom va a tener que convencer a un jurado de que GooTube es malo, muy malo, tan malo como Napster o Grokster. Es decir, no basta que prueben lo que es evidente – que GooTube aloja videos protegidos por derechos de autor – porque la legislación americana tiene una provisión de “safe harbor” que dice mas o menos así: no eres legalmente responsable por tener material que viola derechos de autor si los sacas inmediatamente cuando el titular de los derechos te avisa. Que es exactamente lo que hizo GooTube hizó hace un par de semanas después de que Viacom les pidió que retiraran 100.000 videos.

Como GooTube esta cumpliendo con esas obligaciones, Viacom debe usar el argumento que se uso para matar a Napster y Grokster: Que GooTube no solo esta mirando para el otro lado mientras se usa su servicio para violar derechos de autor, pero que de hecho están incentivando esas violaciones. En el caso de Grokster, este razonamiento tuvo éxito en la Corte Suprema americana. Pero en el caso de GooTube, hay cientos de miles de videos habitando la larga cola de la cultura, lo que demuestra que GooTube es usado para muchísimo más que para violar los derechos de autor de unos pocos poderosos.

Sin duda, esta cosa se va a poner peliaguda rápido, y lo más probable es que mientras escribo esto abogados de Google y Viacom están negociando un armisticio. Lamentablemente, no solo es dinero lo que esta en juego, porque si GooTube desaparece, o más bien, el miedo a las demandas hace que futuros GooTubes no se creen, perdemos todos, y la red será mucho más aburrida.

Crónicas Marcianas I: The Electric Dance

Martes 20 de Febrero, 2007

(Hace un par de meses aparecieron aquí y en QLN una serie de artículos tratando de aclarar que es el Derecho de Autor, y porque es una pésima idea poner esos derechos en la misma bolsa con Patentes y Marcas y llamar al engendro resultante “Propiedad Intelectual”. En estas “Crónicas Marcianas” les contaré de ejemplos de la vida real en que gente que confunde sus derechos con “propiedad”.)

En 1976, el coreógrafo Ric Silver creo un baile llamado “The Electric Slide“, que tiene nada menos que 22 pasos deben ser ejecutados con precisión. Silver, nada de torpe, se apresuró a registrar el baile y por lo tanto.

Y resulta que además de ser el peor diseñador web de la historia (no se pierdan al hombre araña bailando “the slide”), Silver es un purista: si hay una cosa que le enferma es que alguien baile “The Electric Dance” sin seguir sus instrucciones (ver por ejemplo el instructivo video en YouTube, o este otro, que esta notable). O sea, odia a la gente que no puede bailar como es debido.

Y Ric, como cualquier persona en su (in)sano juicio, decidió  usar el poder de Google y YouTube para encontrar a todos estos piratas bailarines, que se han atrevido a ejecutar su obra sin  su bendición, y pedir compensación económica o que bajen los videos de sus sitios. La duda que me asalta es: ¿Si soy suficientemente malo para bailar, y no puedo bailar ni uno de los 22 pasos, todavía me puede demandar este renacuajo?

Con la DMCA estadounidense, sitios como YouTube tienen poca alternativa si reciben quejas tan ridículas como las de Silver. Y aunque sus demandas judiciales fallen, aún así cumplio parcialmente su objetivo: el que personas comunes y corrientes no puedan hacer uso legítimo de la cultura que los rodea. Y así es como terminamos en situaciones en que no somos dueños ni de los movimientos de nuestros propios pies.

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2014 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.