martes 09 de enero, 2007

Chile, en la Lista Negra de Estados Unidos

Ayer, la oficina del Representante del Comercio Estadounidense publicó un comunicado de prensa anunciando que Chile debe hacer más para proteger la «Propiedad» Intelectual. Para no quedar solo en palabras, EEUU también puso a Chile en una lista de «Vigilancia Prioritaria» en temas de Patentes y Derechos de Autor.

El mensaje, compatriotas todos, es claro: o nos ponemos las pilas, y aseguramos la protección de los intereses comerciales americanos en Chile, o el gobierno EEUU nos va a caer a piñas. ¿La Razón? De acuerdo al informe del año pasado:

Los Estados Unidos está muy preocupado de que Chile continúa la aprobación, vía permisos de sanidad, de productos farmacéuticos que infringen patentes.

Es decir, digámosle adiós a medicamentos genéricos, que por «razones de sanidad» (a quién se le ocurre!) han sido comercializados en Chile. Tampoco le agrada a la oficina de Comercio que Chile todavía no tiene legislación lo suficientemente fuerte contra la «piratería».

Con el cambio de Chile de la lista de «vigilancia» a la de «vigilancia prioritaria» (personalmente, prefiero no hacer cosas a medias), hemos abandonado la noble compañía de Canadá y la Unión Europea (ambos bien conocidos por sus artistas muertos de hambre y sus empresas al borde de la quiebra) y nos sumamos al aún más noble grupo de China, India, Brasil, Argentina y Venezuela (¡si no esta Venezuela, no es lista negra!).

Brillante por su ausencia en el anuncio esta la necesidad de que Chile se «ponga al día» con otras aristas de la legislación norteamericana, como los derechos de «uso legítimo», que les permite a los ciudadanos norteamericanos (o residentes temporales, :)) poder usar sus iPods o grabar programas de la TV legalmente. O de reforzar cosillas como el dominio público. Seguro que se les quedó, por accidente, en el tintero… ¿Curioso, no?

Noticia aparecida en La Nación

~

8 Comentarios »

  1. a estas alturas, no estar en la lista negra de EE.UU. significa ser sospechoso del resto del mundo o, definitivamente, no existir.

    Rodrigo Ferrari — 9 de enero de 2007 @ 7:08 pm
  2. Cada día los gringos son más y más patudos. Son sus intereses… pero quieren que nosotros nos preocupemos por defenderlos (y por costear una legislación para ellos). Cualquier político nuestro que se ponga del lado de restringir la importacion de medicamentos genéricos y cosas parecidas, está del lado de los gringos y sus compañías. O sea, es un traidor. Tengo entendido que hay unos legisladores en la cámara que abogan por las compañias gringas, en perjuicio nuestro, pero los medios no los critican. Mejor se ponen a perseguir a la vieja guatona que piratea CDs en el Paseo Ahumada.

    andrés — 9 de enero de 2007 @ 10:26 pm
  3. Mmm… ya había leído algo al respecto en el diario y me pareció a medio camino entre patético y risible. En realidad es la triste consecuencia de los tratados de libre comercio, que a cambio de algunos descuentos para comprar chucherías (igual que cuando los españoles cambiaban tierra a los indios) y ciertas facilidades para enviarles fruta (sin cianuro, de preferencia) nos obliga a adoptar la legislación estadounidense. Pero nadie nos obliga.

    En el caso de los remedios genéricos no se trata de piratería, sino de supervivencia. Claro, entiendo que en Canadá y la UE (con excelentes sistemas de seguridad social), las personas puedan reservarse a los fármacos de GlaxoSmithKline o Pfizer, pero en nuestras tierras – donde la gente a veces no tiene ni para una dipirona, uno no puede darse esos gustos. Es más: las farmacias del doctor Simi (por «similar», no por simio) son muy bienvenidas, aunque no le guste a Georgy.

    En ese sentido admiro a la Argentina de Kirchner, que ya declaró «no estar ni ahí» con los reclamos de los norteamericanos porque la salud de su gente está primero. Buen ejemplo para nuestros parlamentarios.

    ¿Mi opinión? Que los gringos nos hagan un lugar permanente en esa lista… y después que se la metan por la raja.

    Francotirador — 9 de enero de 2007 @ 11:43 pm
  4. Las diferencias de precios entre una aspirina Bayer y una genérica son abismantes… a veces de 100 a 1

    andrés — 10 de enero de 2007 @ 5:40 am
  5. Mis más sinceras felicidad por entrar en esa lista.

    pinar — 10 de enero de 2007 @ 3:50 pm
  6. De hecho, este es un problema en EEUU también: tengo el honor de vivir en el terruño con el costo de salud per capita mas alto del mundo (!!!), y la gente (pobre) aca tambien esta loca con el precio de los medicamentos, tanto asi que ciertos gobiernos locales han decidido importarlos desde Canada.

    Y por eso, creo que es importante siempre hacer la distinción entre EEUU como gobierno (defendiendo los intereses de las farmacéuticas) y EEUU como gente, muchos de los cuales comparten mucho de los problemas de nosotros por alla.

    Saludos!

    Carlos — 12 de enero de 2007 @ 6:54 pm
  7. Chile deberia hacerse respetar y pensar que eeuu , esta al borde de caer y que latinoamerica sera mucho mas poderosa aun en este siglo 21, y Argentina como primera potencia Sudamericana.

    Dante Noer — 30 de agosto de 2007 @ 6:20 pm
  8. Hay que ser respetuosos de la legislacion en materia de innovacion en la investigacion de medicamentos o si no estariamos todos muertos ya que no se podria seguir investigando para obtener nuevas drogas que sanen a la poblacion que cada vez sera aquejada por mas males, em mi opinion se deberian respetar las leyes de patentes por un cierto periodo de años 10 estaria bien y luego poder copiar las moleculas. y como comentario aparte argentina jamas podra ser primera potencia sudamericana con la clase politica que tiene.

    nombre Francisco — 12 de octubre de 2007 @ 2:10 pm

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.