viernes 21 de octubre, 2005

El OASIS de OpenOffice

A propósito del anuncio de que OpenOffice publico la versión 2.0 de su grupos de programas para la oficina, quería comentar algo que ha estado pasando en Massachusetts. La semana pasada el gobierno estatal anuncio que todos los documentos generados por el gobierno deben ser guardados usando un formato abierto llamado OpenDocument. Este formato ha sido adoptado por OASIS, una organización que esta desarrolando estándares para el comercio electrónico e interoperabilidad, y OpenOffice es una de las aplicaciones que es plenamente compatible con este formato.

Las motivaciones del gobierno de Massachusetts son varias: al usar un formato abierto, se aseguran que los documentos pueden ser archivados por largo tiempo sin temor a estar atado a la existencia de una empresa en particular. También se aseguran que todos los documentos sean accesibles sin que la gente tenga que pagar por un programa comercial. En ese sentido, la elección asegura completa neutralidad. Al ser un formato abierto, cualquier empresa puede desarrollar aplicaciones para usar estos documentos.

Es difícil comentar de este tema sin hablar de Microsoft Office. Al gigante de Redmond le gustó poco la decisión de Mass. Como Office actualmente no incluye soporte para OpenDocument, el gobierno no va a comprar licencias de Office. Y entonces, Massachusetts puso a Microsoft entre la espada y la pared. Si no incluyen una opción para salvar documentos como OpenDocument en Office 12, van a perder a un cliente bastante importante. Pero si lo incluyen, le abren la puerta a la posibilidad de que OpenDocument sea utilizado por mucho más gente, en desmedro de los formatos cerrados de la compañia.

En un mundo ideal (al menos para mí), cada cuál usa el programa que quiere, pero los formatos son estándares. Por ejemplo, en internet esos estándares existen (los más expertos creo que dirán, con razón, que esos estándares no son siempre respetados) y eso nos permite elejir la aplicación que queramos para navegarla, basados no en si puede o no leer archivos HTML, que se asume como una capacidad común, sino que en los aspectos estéticos, de usabilidad etc. En mi caso, la elección es Firefox pero la misma información (la misma internet) se puede acceder si alguien elije Ópera o Explorer.

Más información:

OpenDocument en Wikipedia

Introducción a OpenDocument

Preguntas Frequentes sobre la decisión del gobierno de Massachusetts de adoptar OpenDocuement

~

5 Comentarios »

  1. OpenOffice.org 2.0 en el aire

    Después de dos años de trabajo, y cinco desde que Sun Microsystems liberara el código fuente de StarOffice, ayer fue lanzado la versión 2.0 de la suite de oficina OpenOffice.org.

    Entre los muchos cambios que trae uno es especialmente importante y …

    Eduardo al día — 21 de octubre de 2005 @ 10:38 am
  2. Open Office 2.0

    Ya se encuentra disponible para descargar OpenOffice.org La suite ofimática open-source, multiplataforma e incluso disponible en varios idiomas. Que además es compatible con los entornos ofimáticos más conocidos.

    Patricio — 21 de octubre de 2005 @ 1:52 pm
  3. Qué bueno sería que en vez de decir “el gobierno de Massachusetts” dijera “el gobierno de Estados Unidos” o alguno así grande, para que Microsoft tiemble un poco más de lo que tiembla con esas “amenazas” que son – para ellos – el código abierto y programas como Firefox, OOo y Linux (Ubuntu, particularmente).

    Jano — 21 de octubre de 2005 @ 8:46 pm
  4. ODF con más fuerza (y con campaña y todo!)

    Hace un par de semanas, escribí un artículo sobre la discusión generada por la decisión del estado estadounidense de Massachusetts de utilizar el formato OpenDocument (ODF) en todos los documentos oficiales del estado.

    Aunque no es el único …

    Cazuela de Pingüino — 12 de noviembre de 2005 @ 2:08 pm
  5. […] Hace un par de semanas, escribí un artículo sobre la discusión generada por la decisión del estado estadounidense de Massachusetts de utilizar el formato OpenDocument (ODF) en todos los documentos oficiales del estado. […]

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.