martes 31 de marzo, 2009

La Ley de Transparencia (ya sabemos quién está en los detalles)

A todos aquéllos que por su trabajo tienen que tratar de descifrar el funcionamiento del estado, ya sea para una investigación periodística o por simple curiosidad ciudadana, no les sorprende que el proceso sea largo, doloroso, y frecuentemente sin luz al final del túnel.

Información esencial sobre el funcionamiento del aparato estatal, desde cuanto gana tal o cuál, como se tomo tal resolución, quién asignó ese subsidio, etc, no solo es importante para asegurar el legítimo acceso de la información, sino que es un mecanismo eficiente para mantener al estado libre de corrupción.

Y así fue que Chile, finalmente, aprobó el año pasado una Ley de Transparencia, que sin ser perfecta, significa una revolución en la capacidad del ciudadano de informarse, requiriendo de los funcionarios estatales que reunan información solicitada por cualquier persona, la entregen en plazos razonables, y se sometan a un sistema de sanciones si se niegan o demoran arbitrariamente a entregarla.

Hasta acá, la historia esta muy bien, y hay que celebrarla. Pero como nos informa hoy CIPER Chile, el reglamento que acompaña a la ley deja mucho que desear. Generado por la Secretaría General de la Presidencia, el documento – que es lo que los funcionarios públicos utilizarán en la práctica para aplicar la ley – esta lleno de restricciones y de mecanismos para que los funcionarios del Estado escapen a su responsabilidad de acuerdo a la ley. Acá, una muestra:

“En ningún caso, la solicitud de acceso (a información pública) implicará la obligación por parte del órgano requerido de elaborar, producir, procesar o consolidar información”

Que en castellano simple significa que si es pega reunir la información requerida, se puede negar la solicitud.

La batalla, sin embargo, no está perdida. Todavía quedan 20 días para que entre en vigencia la ley y las múltiples observaciones que se han hecho a este impresentable reglamento por organizaciones pro-transparencia a la Contraloría y al ministerio mismo han hecho que este último se viera obligado a re-escribirlo.

Queda esperar que el ministro Viera-Gallo se tome en serio el espíritu de la ley y produzca un reglamento acorde. Como dicen por ahí, la luz del sol es el mejor desinfectante.

~

13 Comentarios »

  1. Que indignante!!!!, son unos cara dura!!!!

    Alex — 31 de marzo de 2009 @ 3:43 pm
  2. Típico de los reglamentos.

    Carlos Riquelme — 31 de marzo de 2009 @ 5:27 pm
  3. En realidad, el párrafo citado tiene bastante lógica. La información al interior las reparticiones públicas está lejos de ser facilmente manipulable y los cruces posibles son bastantes.

    Si no estuviera ese punto, la cantidad de recursos (horas hombre) que las reparticiones públicas debieran disponer pueden llegar a ser significativas.

    Por otro lado, el punto ese no implica que la información no se va a entregar, sólo que no se va a procesar… nada impide que solicite la info en bruto y la cruce o la analize como quiera

    thermosilla — 31 de marzo de 2009 @ 6:06 pm
  4. @Tomas,

    A ver, depende, creo yo. Efectivamente, el párrafo tiene lógica, en el sentido que se puede entender que el funcionario podría tener que dejar de trabajar para contestar requerimientos del público. Pero claramente está el otro lado de la moneda, que es el sentido en el que yo lo interpreto.

    Y no me quede claro que se pueda concluir lo que dices tú, es decir, que significa automáticamente que el solicitante va a recibir la info en bruto.

    Una alternativa, por ejemplo, es que en el caso de que el funcionario decida que le costaría muchas horas el consolidar o elaborar la información, que se le dé la opción al solicitante de «recibirla en bruto», pero eso no es lo que dice hoy el reglamento.

    Saludos.

    Carlos — 31 de marzo de 2009 @ 6:59 pm
  5. Parece que no me expliqué bien, no creo que el funcionario pueda decir: «esto me significa bastante pega, le envío la info en bruto». El punto va por que las solicitudes que se hagan no sean de información agregada, sino de datos.

    Además, está el concepto de transparencia activa, donde el servicio está en la obligación de publicar en la web una gran cantidad de datos, como dotaciones, compras, transferencias, auditorías, etc, sin requerir una solicitud por parte del ciudadano. En el sitio gobiernotransparente.cl puede dar una idea de los datos a publicar por cada servicio (aquí el link a las plantillas de los sitios http://www.gobiernotransparente.cl/asistente/index.php )

    PD: un agrado volver a leer tus posts

    thermosilla — 31 de marzo de 2009 @ 10:29 pm
  6. @Tomas,

    Gracias! Y sobre tu comentario:

    El problema, claro, es que yo como ciudadano no tengo idea en que estado esta la información. El punto es que pasa si la agregación de datos que está usando el funcionario no es la que requiere el ciudadano. Esa es una duda válida, pero no puede ser resuelta en favor del funcionario, como sugiere el reglamento.

    Sobre el Gobierno Transparente, ha hecho mucho por que avance el tema, pero es imposible que una página web contenga toda la información que es de interés público en la forma que un ciudadano lo requiere, ergo la necesidad de que el estado responda a solicitudes individuales.

    En todo caso, creo que ese pequeño párrafo se podría eliminar sin afectar mucho esa sección del reglamento, pero IANAL.

    Saludos.

    Carlos — 31 de marzo de 2009 @ 10:45 pm
  7. Lo debí haber hecho antes, pero nunca es tarde para el disclamer. Desde fines del año pasado soy parte del mop, y como parte del equipo web, el tema de transparencia me toca bastante de cerca.

    Y ahora, acerca de tu comentario, hace un mes tiré unas ideas al respecto de las necesidades de información de los ciudadanos sobre la actividad pública en mi blog y no veo que esto se pueda resolver con una ley. Este es un acercamiento inicial, y como tal tendrá errores. Pero es una base sobre la cual podamos profundizar el accountability público.

    Me parece buenísimo que exista inquietud ciudadana acerca del tema y espero que siga así.

    thermosilla — 31 de marzo de 2009 @ 11:28 pm
  8. Tomas,

    El tema de la transparencia activa en cierto sentido es distinto. Hasta ahora he encontrado que es bien poco homogéneo. La subtel, por ejemplo, parece ser super buena con respecto al tema, pero metete al sitio de la SegPres (un horror!). Y mi «disclaimer» es que no me he paseado por el sitio del MOP, pero me alegra saber que tienen a uno de los buenos trabajando allá!

    Estamos de acuerdo que hay problemas muy grandes y sutiles como para ser solucionados con una sola ley. Pero de hecho, la ley (como decía, sin ser perfecta) es un tremendo avance. El reglamento, no tanto.

    Saludos.

    Carlos — 1 de abril de 2009 @ 9:58 am
  9. Son tan extraños los efectos de esa ley, reconozco que no me la he leido pero ya he visto alguno de sus efectos…

    Encuentro raro el parrafito tambien, siento que necesita mas detalle de las posibles situaciones donde el procesamiento de la informacion requerida realmente sea un esfuerzo considerable y cuando no. Obviamente esta para ambos lados, para el funcionario que no quiere darse la lata de enviar la informacion y tambien para el ciudadano que sin criterio pide y pide informacion compleja y tal vez irrelevante solo porque si (esto pasa mas de lo que se puede creer)

    Por otro lado, hay cosas ridiculas como tener que informar de TODOS los papeles, archivador y cuanto documento exista en una oficina…¿para que? La pobre secre de mi oficina estaba como loca revisando todo y preparando innumerables listas a las que no veo utilidad

    Alejandra — 1 de abril de 2009 @ 11:32 am
  10. […] recomendados La ley de transparencia ¿Te gustó este post? Difúndelo:     […]

  11. […] Desde: El Diablo en los Detalles […]

  12. Por favor!!!…… alguien mencionó a la Subtel como ejemplo de transparencia y probidad???.

    La probidad y la transparencia no se dan porque solo se publica una lista con los sueldos de cada funcionario. Si ustedes supieran quienes estan detrás de muchos de esos sueldos, se darian cuenta que existe gran corrupcion en la Subtel, con apitutados politicos y amistades ganando mejores sueldos que los profesionales, sin siquiera tener un titulo profesional de respaldo. ¿No se han dado cuenta que la Subtel esta llena de «EXPERTOS» en las labores mas ridiculas???…. solo vean la lista de honorarios, la mayoria apitutados y operadores politicos, que cuendo haya cambio de gobierno y coalición ya no estaran, si no me creen guarden el archivo de honorarios publicado hoy y comparenlo con el que habra despues de marzo del 2010.

    LA SUBTEL DA ASCO….. ESTA LLENA DE CORRUPTOS!!!!!

    Arturo — 3 de junio de 2009 @ 9:38 pm
  13. No tengo confianza en la nueva ley de transparencia,ya que la ley 19880 fue letra muerta y los funcionarios publicos la violaron permanentemente,como es el caso del seremitt de transporte quien no da informaciones requeridas,no devuelve los documentos cuando uno los entrega y al quejarse a cualquier organismo publico se protejen entre si tengo buenos argumentos,tengo documentos con timbres de la seremitt de transporte no ha respondido en la ley 19880 que es buenisima y los ciudadanos tenemos bastantes derechos en dicha ley pero se blindan entre ellos porque nom hay una sancion dura y que les pueda costar el puesto,tambien la contraloria queda fuera de esta ley como otros organismos del estado entonces Es la contraloria un estado dentro de otro estado digo esto porque tengo mas un año esperando una respuesta de una denuncia formalizada ante la contraloria de Valparaiso y lo unico que escucho es que ellos no tienen tiempo limite es decir son las vacas sagradas de chile,yo creo que hay que volver a demandar eal estado Chileno y un organismo internacional monitoree cada cierto tiempo su cumplimiento Osca Silva Valparaiso Chile

    Oscar esteban Silva Vidal — 24 de julio de 2009 @ 2:12 am

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.