lunes 17 de marzo, 2008

Un buen signo

Si hay un signo de lo mucho que ha avanzado Linux en los últimos años, son artículos como el de Christian, criticando (con más o menos razón) defectos de usabilidad en Ubuntu. No porque existan, por supuesto, pero porque son relativamente triviales de resolver para los desarrolladores, o ya existe una solución. Algunos de esos «defectos»Â  son posiblemente a propósito, que en Gnome probablemente van a frustar a usuarios avanzados como Christian. Otras son simplemente cosas que deben solucionarse con el tiempo.

Y por supuesto, esto en no poca medida es un caso de migracionitis, un síndrome inevitable cuando uno se cambia de un sistema a otro. Hace un par de meses me encontré usando un laptop de Apple por unas semanas, mientras mi Thinkpad era resucitado por Lenovo. Y aunque algunos estén listos para tatuarse una manzanita en el brazo, encontré que algunas de las decisiones que ha tomado Apple son bastante frustrantes, como que las ventanas no se maximizan con «Alt-Tab» (o el equivalente en Apple), que no parecía haber una forma de mostrar la fecha completa en la barra superior (que en Gnome está cada vez mejor), o (y esto fue tratando de mejorarle la existencia a una persona corta de vista) no hay ninguna forma de decirle a OSX «pon todas las fuentes de todas las aplicaciones y menues a 14 pt».

El punto, antes que empiecen a volar dientes y se manche de sangre la pared de este blog, no es que OS X es peor que Gnome, pero que las decisiones de diseño que hacen a un diferencian a un sistema de otro inevitablemente van a irritar a algunos usuarios que están migrando. Y algunas de esas decisiones son simplemente defectos.

Por mi parte, el diseño de KDE (y en cierto modo, de Windows) de permitirle al usuario modificar cada bendita opción posible me parece totalmente frustrante. En ese sentido, el modelo de Gnome es parecido al de Firefox: hay un número de opciones relevantes en un menú de Preferencias, y si te sientes valiente, siempre puedes usar about:config, pero eso no es para todo el mundo.

Y para que esto no sea una diatriba sin nada útil, acá van algunas soluciones para Christian:

1.- La forma más fácil de controlar que fotos se muestran en el protector de pantallas es usar f-spot como administrador de fotografías (que en mi opinión es muy superior a picasa o, en menor medida, iPhoto). En f-spot uno puede elegir fotos marcadas con una etiqueta particular para ser usadas en el protector de pantallas.

2.- Si realmente quieres cambiar la calidad de codificación de MP3 usando un menú, siempre puedes usar Grip, que siempre ha sido mi codificador favorito.

3.- Lo de los permisos en Unison es extraño, porque yo uso un disco externo para hacer mis respaldos (usando backup-manager, eso sí), y jamás tengo problemas. Es decir, no sé cuál es el problema, aunque no me parece mal que Christian tenga que aprender sobre permisos, que es una de las razones por las que la seguridad de Windows apesta (y si, problemas de permisos son frecuentes en OS X también).

Esta claro que falta mucho por hacer, pero si lo peor que vamos a leer sobre Ubuntu es lo que nos cuenta Christian, no estoy muy preocupado por el futuro del escritorio Linux. Tal vez más que mejorar el software, lo que necesitamos es mejorar a los Linuxistas que tratan de solucionar los problemas de gente que esta migrando. ¿Ayuda para Ubuntu para humanos?

~

1 Comentario »

  1. Creo que la mayor parte de las disconformidades estan fundadas en el choque que significa usar un SO que se supone muy distinto. Igual que en el tema de los idiomas, donde algunos tienen palabras más certeras para definir cosas que otros (o derechamente algunas lenguas no tienen palabras para definir un concepto). Es inevitable. Solo con el tiempo, y el paorte de los nuevos usuarios que lleguen con nuevas recomendaciones, se logrará facilitar la adopción de nuevas opciones. Si vas a Australia, tienes que dejar de pensar como si estuvieras en Chile… ¿no?

    andrés — 17 de marzo de 2008 @ 2:55 pm

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.