lunes 07 de enero, 2008

Los Blogs y la Política (en la Qué Pasa)

Un número reciente de la revista Qué Pasa incluyó un artículo llamado «Los blogs empoderados» escrito por Victoria Hurtado. Normalmente, leer un artículo sobre blogs en la prensa termina siendo un revoltijo de tecno-optimismo blandengue sin mucha sustancia o críticas sin pies ni cabeza. Por suerte, este caso es diferente.

782736_vote_2.jpg

La Qué Pasa lo hizo mejor, asignándole la tarea a alguien que sabe. Hurtado es co-fundadora de Orbitando, y el artículo refleja su interés y conocimiento en el tema, dando una mirada a vuelo de pájaro sobre la blogósfera política mundial, destacando el hecho de que los blogs ya lograron un espacio en la actividad política. Y aún más notable, Hurtado se las arregló para escribir el artículo sin mencionar ni una sola vez la «Web 2.0». Aplausos para ella.

El artículo admite honestamente que mucho de lo que sale de los blogs es francamente basura (sin usar esas palabras) pero a renglón seguido apunta que «… los [blogs] que logran manejarse aportan información filete. De la buena». Para alguien que no sabe mucho de blogs, esa frase, y el tono general del artículo, es un contrapeso necesario para las tonteras que se han publicado en otras partes.

Mi única crítica es que el artículo le dedica mucho tiempo a los blogs como herramienta de politiquería electoral, trivializando al mismo tiempo el rol de los blogs como fuentes de discusión y análisis y, más importante, como una nueva forma de movilización.

Así, Hurtado comenta los blogs de los presidentes Sarkozy y Ahmadinejad, y destaca a Mark Halperin, periodista norteamericano que se hizo famoso por un resumen diario de la política estadounidense llamado The Note (Halperin dejo ese trabajo en abril del 2007, pero se le perdona el error a la autora). Por un lado, es entendible que uno quiera destacar que incluso políticos de los más tradicionales, en países tan distintos como Francia e Irán, se están volcando a los blogs como forma de comunicación. Pero también es cierto que rara vez estos blogs aportan algo nuevo, ya que casi nunca son escritos por sus autores, y son siempre cuidadosamente manejados como parte de una maquinaria comunicacional mucho mayor.

La inclusión de «The Note» me asombró. Creo que pocos pensarían en este producto del departamento noticioso de ABC news como un blog (ni siquiera tiene su propio RSS, que yo sepa). Pero más que eso, me pareció que la elección refleja una fascinación con los blogs institucionalizados, ya sea como parte de una estrategia electoral o de una transición de los medios de comunicación tradicionales a nuevas tecnologías. Y los otros, que no caben en ninguna de esas dos categorías quedan condenados a una relación secundaria (¿servil?) con respecto a la prensa:

«Ahora bien, el verdadero poder de un buen blog político es que un pequeño tema en su página pueda instalarse en un medio tradicional. … Tanto así que se ha desarrollado un exquisito lobby para ser incluido en alguno de estos blogs e incluso en las esferas de Washington ha llegado a ser un símbolo de estatus social ser mencionado en éstos. Finalmente estos blogs -aclara New Yorker- no trivializan información sino que inflan historias triviales, lo que es muy distinto.»

Pero creo que aquí Hurtado se equivoca. Aunque la política norteamericana es la que más se ha visto sacudida por los blogs, Halperin ha tenido muy poco que ver en el asunto. La verdadera revolución ha sido en la capacidad de los blogs para aunar los esfuerzos de las distintas facciones políticas a través de comunidades en línea.

Así, verdaderos mega-blogs como Daily Kos (que es progre) pasaron del anonimato a tener cientos de miles de visitas semanales en un par de años, poniendo en el tapete político temas que la prensa estaba ignorando, movilizando nuevos votantes, seleccionando candidatos afines a sus ideas y recolectando cantidades sustantivas de dinero para financiar sus campañas. Es extraño decir que los temas que son más importantes en la blogósfera norteamericana (el sistema de salud, la electibilidad de tal o cuál candidato, etc.) son «temas pequeños» o historias triviales «infladas». Todo lo contrario.

kos.png

Para estos blogs, el poner sus opiniones en la prensa es solo una fracción de lo que hacen, porque están llegando a los votantes en forma directa, y porque tienen suficiente poder para ser escuchados directamente por las cúpulas partidistas (con las cuales raramente están de acuerdo). Más aún, de los blogs han nacido estructuras paralelas a los medios de prensa, como el derechista Drudge Report o el izquierdista TPMmuckraker. Con más y más gente obteniendo información de medios alternativos, está tendencia la veremos en otras partes del mundo también. Y esa, más que si ABC news tiene a un periodista publicando notas cada día, es el empoderamiento de los blogs.

Cuando finalmente llegamos al tema de Chile en el artículo, encontré la lista de blogs políticos chilenos un poco decepcionante. Es bien sabido que el Senador Flores (#1) no escribe su blog, y que tanto como su blog como el de Jorge Navarrete (#10) y Libardo Buitrago (#2) y Política y Estrategia (#6) no son mucho más que una máquina del copiar y pegar. Del resto, el «blog» del Pato Navia no es más que una copia de su columna semanal en la tercera (le esta haciendo la pega al diario), y en el blog de Jovino Novoa (#5) el análisis político brilla por su ausencia (no es blog político es político con blog. Muy distinto). Y la lista confirma, de nuevo, que tener RSS no es sinónimo de tener blog. Hay que trabajar un poco también.

O sea, la descripción de estos blogs como «blogs chilenos personalizados (en que postea solo el titular del blog)» es, digamos, exagerada. De los 10, Brunner (#4) pasa raspando (aunque solo raramente aporta contenido original), y solo nos quedan tres: la notable Montserrat Nicolás de Curvas Políticas (#8), Ramón Farías (#9) y el Diario de Carolonline (#3). En parte, esto parece ser culpa del algoritmo que crea el ranking[1] (y David diría, razonablemente, que el problema es tener el ranking en primer lugar), pero también de lo difícil que es crear una lista de este tipo, ya que o se hace automáticamente (que en este caso no funciona muy bien) o uno lo hace a dedo (que hubiera atraído otras críticas). Mejor dejar esas listas afuera.

Si nos vamos a tomar en serio (y sería bueno que el 2008 lo hagamos, para que paremos el desorden) es bueno no exagerar la influencia de estás nuevas herramientas, y es notable que Hurtado haya resistido la tentación. Pero también es importante ver donde esta el verdadero potencial de cambio que tienen los blogs en la política. Y esa es la de crear nuevos espacios de discusión y movilización, no la de darle una ventana de comunicación a los que siempre han tenido la sartén por el mango.

(Imagen del voto sacada de Stock.Xchng)

[1] Como tema aparte, el ranking general de orbitando, al que no le había puesto mucha atención hasta hoy (aunque me gusta mucho el sitio), es muy extraño, y parece ser fácilmente influenciable: Fayerwayer, a pesar de tener muchos más enlaces entrantes, aparece segundo después de un blog mas o menos desconocido, lo que es evidentemente el resultado de los votos (¡480!, lejos el más votado) en orbitando mismo. Lo más probable que esto sea el resultado de una «orbitando-bomb» y que cualquiera puede modificar más o menos a voluntad su posición en el ranking de orbitando si consigue suficientes amiguitos dispuestos a votar en el sitio. Hay que revisar ese algoritmo urgente.

~

7 Comentarios »

  1. Los blogs y la política son una relación en la blogosfera. Otra relación son los blogs y las comunidades de investigación (ciencias y academia). Sería interesante saber que ha aportado en este último caso el fenómeno de los blogs. Seguro que en la academía al menos la mayoría de lo que se escribe no es basura.

    Andrés — 7 de enero de 2008 @ 9:09 am
  2. Esperate un poco y vas a ver que van a decir que bloguear provoca ataques cardiacos y aumenta el stress: http://www.nytimes.com/2008/01/07/technology/07blogger.html

    Eduardo Diaz — 7 de enero de 2008 @ 3:22 pm
  3. El articulo deja pesimo a la autora ( que aprenden en Harvard?), y los resultados de orbitando dejan mucho que desear (y el rankismo que crean artificialmente lo confirma). Si ella es la que sabe sobre blogs, con razon tenemos «politicas digitales» como las que tenemos. Aparte de Montse, a quien le saco el sombrero, los otros blogs no son realmente analisis cotidiano de la politica.

    Pato Castro — 9 de enero de 2008 @ 11:50 pm
  4. Pato,

    Mi impresión del artículo no fue tan mala. Acuerdate que el público de la que pasa no debe ser el más atento al tema tecnológico (no hay mas que ver el sitio web de la revista). Sobre los resultados de orbitando, estoy de acuerdo, pero como dicen los gringos «it is the nature of the beast». Un sitio que sirve como portarl, como lo hace orbitando, necesariamente hace rankings.

    Ojo que las otrás estadísticas que mostraron (la mención de los candidatos en la blogósfera, por ejemplo) si son super interesantes.

    Saludos.

    Carlos — 10 de enero de 2008 @ 10:53 am
  5. Rankings…

    Se agradece la explicación de los creadores de Orbitando con respecto a la manera de calcular su ranking. Coincide con un comentario de Carlos Moffat un artículo sobre un análisis de la blogsfera publicado en Que Pasa, que se basa……

    La Naturaleza del Software — 10 de enero de 2008 @ 11:18 pm
  6. mr. devil:

    gracias – gracias – gracis por lo de ‘notable’…

    saludos curvilineas

    [hey, pato, te tengo identificado…]

    Montserrat Nicolas — 15 de enero de 2008 @ 3:47 pm
  7. Montserrat:

    Ja, you’re welcome. Solo te falta poner tus artículos completos en tu RSS ;)

    Vamos, que el pueblo lo pide!

    Saludos.

    Carlos — 15 de enero de 2008 @ 3:53 pm

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.