domingo 05 de agosto, 2007

Qué Pasa y el Acuerdo Marco

La revista Qué Pasa acaba de publicar un artículo de opinión del académico Carlos Osorio sobre el acuerdo marco (con un débil contrapunto de Angel Jimenez de Luis).

Primero, el artículo propaga un mito conocido:

Por un lado, el gobierno y Microsoft dicen que el acuerdo sólo es un marco de entendimiento en que MS hace una donación a Chile en el contexto de responsabilidad social empresarial y el gobierno se compromete a actuar de contraparte.

¿Pero es esto una donación, cuando se implementarán tecnologías de Microsoft que tarde o temprano requerirán pago de licencias?¿Y considerando que el gobierno se compromete a promover soluciones tecnológicas de Microsoft, y ayudar en su implementación? Interesante es también que Osorio omite elucubrar sobre los costos que conllevan el «compromiso a actuar como contraparte» por parte del gobierno. Tendremos, supongo, que averiguarlo a medida que el acuerdo se vuelva realidad.

Pero no tan rápido, nos dice el Dr. Osorio:

Aquí nace parte del problema. El pacto establece que «nada en este Acuerdo será interpretado como estableciendo una sociedad, joint venture (en Chile, similar a la unión transitoria de empresas), agencia, empleo u otra relación similar entre las Partes» … El acuerdo no obliga a Chile.

Este argumento sigue siendo un misterio para mí. Después de un tiempo (indeterminado) de gestación, la conferencia de prensa anunciando el acuerdo, la firma del ministro en el documento, la defensa del acuerdo en la prensa, etc., ¿hemos de suponer que el Gobierno no tiene intención de cumplir su parte del trato? Eso no suena muy serio.

El artículo continúa arguyendo que el acuerdo fue anunciado, y por lo tanto no hay secreto. Ya contesté este punto, pero vale la pena repetirlo: el publicar el acuerdo es condición necesaria, no suficiente, para considerarlo transparente: es el proceso que lleva a la firma de estos acuerdos el que debe ser justificado, público e incluir a todos los actores relevantes.

El Dr. Osorio insiste en que el acuerdo no implica que el Estado este obligado a usar productos Microsoft. Este punto hay que concederlo, porque nadie le está poniendo una pistola en la cabeza a nadie. Por supuesto (y esto el autor debe saberlo bien), el asunto es más sutil: si una pequeña municipalidad tiene que elegir una solución para un portal en la red, y el Gobierno esta promocionando un producto de Microsoft: ¿Esta seriamente el Dr. Osorio sugiriendo que la dicha Municipalidad no usará esa solución?. Lo mismo aplica a otros puntos del acuerdo.

Y al final, el artículo termina con una lección (gratuita, por suerte) para los críticos del acuerdo:

Esta pequeña tormenta es un botón de muestra de un desconocimiento en el tema que a pocos les pareciera importar. Éste se debe a falta de información, pero, más importante aún, a falta de capacidad y educación para entender tecnología, estrategia y política tecnológica. Lo anterior, unido a la tendencia cada vez más común en Chile de importar la opinología desde la farándula a la política, no augura buenos resultados.

Y el mensaje es claro: debemos entender que las decisiones sobre la estrategia digital del país se las tenemos que dejar a expertos como el Dr. Osorio (que asesoró al gobierno durante la gestación del acuerdo), y que de las cientos de opiniones y reacciones que ha generado el acuerdo no se puede sacar nada en limpio: es farandulismo. Porque no solo somos ignorantes, nos dice este académico, sino que tampoco tenemos la «capacidad» y la «educación» para entender estos temas.

No tengo duda de que el Dr. Osorio es un excelente profesional y que su experiencia nos será muy valiosa a medida que definimos nuestra estrategia digital. Pero creo su artículo traiciona una forma de entender la política pública en que las cosas se hacen a puertas cerradas, despreciando las opiniones de los ciudadanos comunes y corrientes, y asumiendo que un pequeño grupo de tecnócratas, burócratas y empresarios pueden decidir por el resto de nosotros. Esperemos que el Congreso entienda este punto mucho mejor.

~

14 Comentarios »

  1. […] Recomiendo leer también el comentario sobre el mismo artículo publicado en El Diablo en los Detalles […]

  2. Años atrás, en los tiempos de «Mi Primer PC… ¡Pero de Verdad!», Ochovio y yo tuvimos una reunión con 2 importantes personajes que podían unirse a la campaña. Sin embargo me llamó la atención que nada más empezar la charla, ambos iniciaron una ronda de auto-presentación curricular que incluyó cada uno de los cargos y proyectos en que habían participado… supongo, a fin de impresionarnos.

    Cuando nos llegó el turno, yo respondí escuetamente «Christian Leal, Periodista», y Ochovio, «Diseñador».

    Cuento esto porque siempre me ha desagradado ese hábito de comenzar el discurso poniendo el currículum sobre la mesa para darse valor. Cuando tus argumentos son sólidos es el único peso que necesitas; no importa si eres un vagabundo.

    Y en este caso -tal como destacas- la actitud de Osorio tiene mucho de esa arrogancia propia de quien piensa que por mucho llevar MIT (con todo respeto ;) y Harvard sobre los hombros, se es automáticamente portador de la verdad mientras el resto somos un rebaño de ignorantes – sin derecho a pensar.

    (Curioso. El mismo pensamiento de la Iglesia en el siglo XV).

    Ahora, poco puedo agregar a tu crítica -con la que concuerdo 100%- salvo 2 cosas:

    1. El acuerdo es innegablemente ambiguo (hasta Microsoft lo ha reconocido) e incluso tenía faltas de ortografía y de redacción. Felicito al Dr. Osorio por su asesoría.

    2. Por más mal que me caiga un parlamentario, tratarlo despectivamente (Alejandro «Wikipedia» Navarro) para desacreditar sus planteamientos en un artículo que -nuevamente- debiera pesar por sus argumentos más que por la «calidad» de los personajes involucrados demuestra una actitud… ¿cómo decirlo diplomáticamente?… uhm… maricona (al carajo).

    Me encantaría conocer más de este personaje, sobre todo por los aportes que haya hecho al país más que a su currículum.

    Excelente artículo, Carlos :)

    Francotirador — 5 de agosto de 2007 @ 4:55 pm
  3. Christian,te puedo ayudar. Me sorprende lo que le leí a Carlos Osorio, somo amigos, y recuerdo una agradable comida que hicimos para recibirlo una vez que venía de visita a Chile, él estaba por entrar a su doctorado en Hardvard, y nos contaba con orgullo su paper en que demostraba lo ventajoso que es para Microsoft el pirateo. En ese tiempo oir a hablar a Osorio era como escucharlos a ustedes, un apasionado defensor del opensource y muy crítico a Microsoft. El fruto de esa época es este paper: http://opensource.mit.edu/papers/osorio.pdf, que puede sorprenderles. Carlos trabajó en el modelamiento de ChileCompras, y en varias iniciativas a fines de los 90, antes de irse a estudiar a USA. Supongo que ahora que trabaja en la UAI ya no es tan revolucionario, yo prefiero acordarme del Carlos Osorio de jeans, y en conversación informal, con una copa de vino tinto. Lean el paper, es muy bueno. A mí no deja de sorprenderme este Carlos Osorio, si no hubiera visto la foto habría pensado que era otra persona.

    Eduardo Díaz — 5 de agosto de 2007 @ 6:53 pm
  4. Gracias por publicar esta, ya que de otro modo jamás me habría enterado (Que pasa no pasa conmigo). El artículo de Angel Jiménez de Luis es el que me dejó perplejo. ¿de que habla, cual es el punto? parte apuntando a la reacción que ha causado en los blogs, invoca sorprendido una especie de revolución digital ¿en que mundo vive?. después se salta a hablar de linux que no es el tema del acuerdo ni tiene mucha relación. termina dando la receta del éxito: «estándares abiertos, apostar por programas y plataformas libres y, en la medida de lo posible, fomentar el desarrollo de una industria local …..bla bla » como si diciendo las palabras claves todo se ilumina y aclara, pero en el fondo no queda mucho. No sé si pretende despistar o realmente no le interesa hacer un artículo de opinión al respecto. Respecto al de Carlos Osorio, aunque me parece interesante (y bastante aclarador) que explicite sus relaciónes laborales con el ministerio de economía. tampoco da luces sobre el acuerdo (sus alcances, proyecciones etc..) sino que se dedica a subvalorar la opinión del resto desinformado y poco competente en el tema de tecnología. Reconozco que han habido reacciones bastante pobres y que llegan a dar un poco de verguenza ajena en los distintos foros y blogs que se han tocado el tema. Pero de ahí a no rescatar o tomar en cuenta algunas análisis y seguimientos que han dado algunas personas a través de sus blogs es que el hombre a pesar de todo su peso academico le falla la capacidad y educación de leer blogs y ser un poco más exhaustivo y exacto respecto al tema que opina.

    Saludos

    Lupin — 5 de agosto de 2007 @ 7:09 pm
  5. Estimados blogeros,

    Entiendo y comparto la molestia manifestada en sus posts. El artículo quería dejar en evidencia malentendidos respecto de algunos puntos del acuerdo. Desgraciadamente, escribí la columna desde un estado personal de molestia y rabia con una práctica cada vez más frecuente en nuestra política Chilena.

    El artículo era más una réplica a una parte de la clase política Chilena que, a pesar de decir que trabajan por las personas y sus intereses, en realidad trabajan a favor de su propia agenda política. Y, en ese trabajo, poca importancia le dan a investigar e informarse sobre los temas antes de proponer, u oponerse a, iniciativas.

    Hay muchos políticos que me merecen admiración y respeto por su compromiso, trabajo y responsabilidad, sin embargo –y Uds. como activos lectores y miembros de la blogósfera habrán notado- otros sólo quieren figurar. ¿Con qué fin? No lo tengo claro.

    Comparto con Uds. que mi columna fue soberbia, y de haberla leído con la cabeza fría una vez más antes de enviarla probablemente habría omitido algunos comentarios. Acepten mis disculpas quienes se sintieron ofendidos.

    Saludos y hasta la próxima. Parece que, al igual que el Gobierno, tengo que asesorarme y mejorar mi política comunicacional ;-)

    Próximamente en mi página -que por cierto tengo que actualizar- subiré un memo con algunos de los temas que mencionan más arriba.

    Saludos,

    Carlos

    Carlos Osorio — 5 de agosto de 2007 @ 10:11 pm
  6. Estimado Carlos:

    Primero, no somos «blogueros», somos ciudadanos.

    Y segundo, no sé si felicitarte por la honestidad… o por la vuelta de carnero.

    ¡Plop!

    Saludos, FT.

    Francotirador — 5 de agosto de 2007 @ 10:39 pm
  7. Carlos Osorio: Que bueno es leer tu respuesta. Si tu crítica es contra el oportunismo de algunos políticos, se entiende, pero lo malo es que tu artículo va muy en la linea de la política comunicacional de Microsoft, y del gobierno, y sin entrar en el punto.

    Si quieres entrar en discusiones semánticas sobre si debemos hablar de neutralidad o imparcialidad tecnológica, entonces estas dejando que el ruido se sobreponga a la verdadera señal, y tu problema comunicacional es más profundo de lo que tu piensas. ;)

    Si algo he aprendido en los años que llevo conversando a través de blogs, es que los ciudadanos digitales están bien informados, si lees con paciencia las discusiones de los «blogueros», te darás cuenta que los que parecen estar desinformados no son ellos.

    Ya lo mencioné en mi blog, hay una brecha que se está abriendo entre los ciudadanos y sus lideres. Los «blogueros» no son esos anarquistas que sólo quieren tirarle molotovs a Microsoft, si partimos descalificando, sin haber leido las muy documentadas, bien razonadas opiniones de muchos blogueros entonces nos estamos perdiendo algo importante que está pasando acá.

    Los ciudadanos no son pasivos, no son ignorantes, no son desinformados, y al contrario, son apasionados, se organizan, y están dispuestos a defender sus derechos, cuando sienten que el gobierno llega a acuerdos a sus espaldas. Eso es muy positivo, toda esta reacción de la blogosfera es positiva porque demuestra que hay una clara conciencia de los derechos de los ciudadanos.

    Al fin y al cabo este acuerdo de microsoft «is ultimately a question of strategy».

    Saludos.

    Eduardo Díaz — 5 de agosto de 2007 @ 11:22 pm
  8. Hola Carlos,

    Si entiendo bien lo que dices, el objetivo de tu artículo fue atacar al Senador Navarro y otros políticos. Pero aparte de la oportuna intervención de Navarro, la fuerza de la oposición al acuerdo no viene de la clase política, sino de la ciudadanía. Por otro lado, te recuerdo que el que un político tenga una agenda va en su naturaleza, y no es malo en sí: la pregunta que nos debemos hacer es si esa agenda está en línea con lo que queremos para el país.

    Ahora, me dices que tu columna fue soberbia (estoy de acuerdo) y que estabas tratar de aclarar «malentendidos». Lo que no dices es si alguna de las críticas hechas en este blog o en muchos otros son parte de esos malentendidos. Supongo que si piensas así estarás dispuesto a decirnos en que estoy equivocado, y por qué este acuerdo en cuya gestación participaste es bueno para el país.

    Si te atreves, estaré feliz de debatirte en cualquier formato que quieras sobre este acuerdo. Si quieres conversación en serio, no digas que no tienes una oferta ;)

    Saludos.

    Carlos — 6 de agosto de 2007 @ 8:50 am
  9. El comment del señor Osorio es exactamente el mismo que aparece en el blog de Luis Ramírez :

    http://luisramirez.cl/blog/?p=717#comment-33546

    «… subiré un memo con algunos de los temas que mencionan más arriba.». Sirve para cualquier blog, cualquier conjunto de comentarios…

    Y yo que había agarrado papa con sus disculpas…

    Alonso Quiroz H. — 6 de agosto de 2007 @ 5:52 pm
  10. […] Pasa, que opinan sobre el acuerdo del gobierno y Microsoft. Generó reacciones de los conocidos de siempre, y quisiera aportar algo al […]

  11. Carlos Osorio debería pedir las disculpas en el mismo medio en el cual ha escrito su lamentable columna de opinión, lo demás es solo un saludo a la bandera. Saludos.

    Alex — 6 de agosto de 2007 @ 11:59 pm
  12. No será que Carlos Osorio…

    Nunca quedas mal, quedas mal con nadie… Nunca quedas mal, quedas mal con nadie… Nunca quedas mal, quedas mal con nadie…

    :)

    Andrés — 7 de agosto de 2007 @ 6:50 am
  13. […] hecho, las réplicas de Carlos o Luis fueron tan contundentes, que Osorio acabó in situ pidiendo disculpas en serie que no todos […]

  14. […] del Ministro y Microsoft¿Esta el Gobierno de Chile Vendiéndonos a Microsoft?La Nación RediseñaQué Pasa y el Acuerdo MarcoMicrosoft: Sacar a 3 (dólares)Microsfot & ATT vs Google: En Chile, diríamos cara de […]

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.