jueves 02 de agosto, 2007

¿Quién le teme al Microsoft Feroz? (José Piquer)

(Nota: El profesor Piquer accedió  a publicar aquí una versión extendida de su artículo en la Tercera sobre el acuerdo marco)

Por José Piquer, Profesor Asociado, Depto Ciencias de la Computación Universidad de Chile

Estos últimos días ha ocurrido un fenómeno de movilización digital que no recuerdo haber visto nunca en Chile: los blogs se llenan de discursos ideológicos, se proclaman manifiestos incendiarios, un amigo declara que hay héroes locos en las barricadas digitales y otros llaman a un golpe de estado digital porque el gobierno nos ha vendido al mismísimo demonio. Más sorprendente aún, este movimiento ha sido percibido por el mundo «tradicional»: los políticos, las empresas y los medios han escuchado esas proclamas y han reaccionado, con comunicados y respuestas oficiales, tomándose muy en serio esta reacción.

Todo debido a un hecho más bien trivial: alguien publicó el texto del acuerdo firmado el 9 de mayo entre el Ministerio de Economía y Microsoft, que en su momento había tenido una mínima cobertura de prensa e interés.

¿Por qué tanto escándalo? El acuerdo en sí no es más que una larga enumeración de áreas (11) en que Microsoft y el gobierno cooperarán para ayudar a desarrollar la cultura digital en Chile, como educación, seguridad, pymes, etc. Algo que se venía haciendo hace tiempo, sin demasiada polémica.

Probablemente lo más polémico del acuerdo es la intención de desarrollar un «domicilio digital», con espacio para que cada ciudadano tenga su cuenta, mail e identidad. Es algo así como la campaña de «un hosting para Chile». La idea es que sea el espacio favorito de interacción entre los ciudadanos y el gobierno, para lo cual se requiere autentificar a los chilenos y una cooperación con el Registro Civil.

Esto se entendió como que los datos de todos los chilenos iban a ser entregados a Microsoft y que ellos iban a operar nuestras plataformas digitales. Además, todo el resto de la cooperación se basa en software Microsoft, lo que también se percibe como un intento de usar al gobierno chileno para promover sus herramientas. En definitiva, estábamos siendo colonizados por el Monstruo del Norte.

Si este acuerdo se hubiese firmado con otra empresa, digamos HP, Sun, Apple u Oracle, yo apostaría que no hubiese generado este pánico. Porque el miedo y el rechazo lo genera Microsoft, no el acuerdo mismo.

La verdad es que Microsoft se ha ganado su reputación. Siempre ha jugado el rol del «malo» en la industria de las tecnologías de la información. Ha llenado el mercado de soluciones mal hechas y que fallan en forma sistemática, siempre ha copiado las innovaciones que han hecho otros, ha ignorado a las Universidades y centros educacionales, ha creado y dirigido asociaciones anti-piratería aterrorizando PYMEs y, finalmente, ha dominado el mercado en forma incuestionable por más de 20 años. Cuando uno posee el 90% del mercado, no hay mucha motivación para ser amable.

Pero igual que en los dinosaurios y los mamíferos, o en David y Goliath, la vida no siempre es fácil para los poderosos gigantes. Después de tantos años, Microsoft ha creado una generación de enemigos y desconfiados, que hoy se levantan en armas para oponérsele. No solo eso, también ha logrado que todo el resto de la industria termine apoyando el uso del arma más poderosa que se ha inventado en su contra: el Open Source. Porque lo único realmente innovador que inventó Microsoft fue el concepto de vender el software, y venderlo cerrado, en cajitas negras que se instalan sin saber lo que realmente hacen. Cuestionar ese modelo de negocios y reemplazarlo completamente es la amenaza más grande que Microsoft enfrenta hoy.

Finalmente, Microsoft mismo ha terminado aceptando este problema, y está actualmente en una campaña de ser «bueno». En todas partes del mundo está cooperando con las Universidades en investigación y con los gobiernos en alfabetización digital y está dedicando un gran esfuerzo de relaciones públicas para mejorar su pésima imagen frente al público. El acuerdo firmado con el gobierno chileno se enmarca dentro de esa política.

Entonces, ¿realmente es peligroso el acuerdo firmado? Yo creo que sí. La redacción ambigüa de algunas partes permite interpretaciones, y quedamos en manos del gobierno para velar por la privacidad de nuestros datos y la apertura de sus sistemas. Si no existe una preocupación constante por cuidar estos aspectos en las implementaciones concretas de los sistemas, corremos serios riesgos de que estas acciones sean mal usadas y aprovechadas por Microsoft. Por otro lado, la liviandad con que fue firmado este acuerdo, que parece haber sido muy revisado por abogados pero por ningún técnico, es un indicador de la poca conciencia que existía en el gobierno de estos riesgos.

Afortunadamente, la movilización digital está logrando garantizar que las autoridades se mantengan atentas a estos temas, por lo que creo que los principales riesgos fueron controlados. El solo hecho que se hayan visto obligados a sacar declaraciones públicas y generarle explicaciones a la comunidad ya muestra una presión y creo que también determina un futuro en que no se firmarán acuerdos de este tipo sin pensarlo mucho antes. La ejecución de este acuerdo estará ahora sometida al escrutinio público y deberemos mantener un activismo digital permanente.

Lo que me complica hacia el futuro es que no estoy seguro de cual es la visión que el gobierno tiene de Microsoft. A veces parece que lo tratan como una potencia extranjera con la que están firmando un Tratado de Libre Comercio. Otras, parece que lo ven como una fuente de recursos económicos. Y otras, parece que creyeran que le pueden subcontratar la informática del gobierno. Curiosamente, nunca lo ven como una empresa proveedora de software, con la que debieran negociar un buen precio por las licencias en el sistema público.

Me gustaría estar más convencido que el gobierno entienda que Microsoft no es una empresa cualquiera. Y que debería estudiar con lupa y negociar muy bien cualquier actividad que realice con ellos. Microsoft es el depredador dominante, y uno no firma acuerdos livianos con esos seres.

~

5 Comentarios »

  1. Excelente artículo. Ahora, es muy posible que si fuera otra empresa con la cual se hubiera firmado el acuerdo no se hubiera producido tanto ruido pero de todas formas lo peligroso es la forma en que el gobierno hace estos convenios, tan a la ligera, tan ambiguos. Saludos

    Alex — 2 de agosto de 2007 @ 11:39 pm
  2. […] El Diablo en los Detalles | ¿Quién le teme al Microsoft Feroz? (José Piquer) (tags: Copyleft Software free.software Chile) […]

    links for 2007-08-04 « tilt! — 3 de agosto de 2007 @ 8:28 pm
  3. Que bueno que conseguiste el texto de Jo, muy bueno, y el contexto clarifica varias cosas.

    Recuerdo que hace casi un año ya que leí que un famoso bloguer había declarado muerto a Microsoft, ¿será que no estaba muerto y sólo está probando si le dan la pasada en otros paises?

    De todas maneras, sigo creyendo que mucho de lo que se dice de la tecnología microsoft no es cierto, lo que no ha cambiado nada son sus prácticas de negocios, eso lo concedo, pero en cuanto a tecnología han mejorado mucho, y en sus laboratorios trabajan muchas de las grandes lumbreras en TI.

    Pero como bien dice Jo, el problema es que por alguna razón en el gobierno reverencian demasiado a Microsoft, como si fuera una potencia extranjera, cuando sólo es un proveedor de software más, puede que Bill Gates sea admirable por haberse convertido en el tipo más rico del mundo, pero eso no lo convierte en el salvador del gobierno en temas TI, ni lo pone al mismo nivel que el PAPA, sus donaciones al país son siempre en licencias, y con trampita (como los 20 dolares por profesor que vienen en el acuerdo).

    Eduardo Díaz — 3 de agosto de 2007 @ 9:38 pm
  4. […] la naturaleza de los recursos que invertirá. Un documento así es inaceptable y, parafraseando a José Piquer, no me imagino un tratado de libre comercio escrito en los mismos […]

  5. […] extranjera con la que están firmando un Tratado de Libre Comercio. … articulo continua en Carlos traido usted por […]

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.