miércoles 25 de abril, 2007

La Campanita del Cura

La escena es más o menos así: la sala de cine pueblerina esta vacía, excepto por un viejo, que maneja el proyector, y el único cliente, el cura del pueblo. El viejo esta equipado de un lápiz y tijeras. El cura, de una campanita. Y empieza la función.

Y a medida que pasa la película, va sonando la campanita. «tilin, tilin». Mucha pierna mostró una muchacha. Y el viejo marca en la cinta donde después pasará la tijera. «Tilin, tilin». Debe ser ese beso en la boca. «Tilin, tilin». Una grosería. El viejo menea la cabeza mientras marca el negativo.

Me he acordado mucho de esa escena de Cinema Paradiso estos días. El curita de pueblo chico, ignorante y represivo, guardián de la moral, decide lo que vale y no mostrar en la pantalla.

Y uno pensaría que esas cosas son de las películas. Que a estas alturas sabemos mejor. Que ya somos adultos y no necesitamos supervisión de nadie para decidir que vemos o no en televisión.

Pero esos personajes existen fuera de las películas. Vivitos y coleando en el Chile de hoy. Dos ejemplos: Los Honorables diputados Marcelo Forni y Jorge Sabaj, que están escandalizados por una serie de dibujos animados, PapaVilla, porque

“atenta contra todas las creencias cristianas, ofendiendo al Papa, a los cardenales, obispos, y la gran mayoría de creyentes católicos, que ven con indignación cómo se satiriza la vida vaticana a través de esta serie de la BBC”

Por suerte que están los honorables al pie del cañon. No vaya a ser que vaya a prender la televisión y me vaya a encontrar conque alguien se esta riendo de… ¡el Papa!¡Los cardenales!¡Los Obispos!. Obviamente, los diputados nunca han visto South Park. O los Simpsons.

jesus-south-park.jpgParece que da lo mismo que el programa se transmite por cable, en MTV (que normalmente es un bastión de la moral y las buenas costumbres – ver videos de Britney Spears) y a las 10 de la noche, que si mal no recuerdo es esa hora del día en que adultos con discernimiento pueden usar esa bendita invención llamada control remoto para cambiar el canal si se encuentran con algo que no les guste, y sin moverse de su sillón, irse a la más cercana edición del Club 700 o – si se me permite una recomendación – la ligeramente pornográfica «Secretaria«.

Y ahora, nuestros próceres de la moral le han pedido al Consejo Nacional de Televisión que obligue a VTR a censurar la serie a riesgo de millonarias multas.

«Tilin, Tilin».

P.S: Disfruten:

Pope Town, Ep. 1 (part 1)

Pope Town. Ep.1 (part 2)

Pope Town, Ep. 1 (part 3)

~

9 Comentarios »

  1. qué buena analogía con Cinema Paradiso… se me había olvidado esa escena. Como diría TNT, pasa en las películas, pasa en la vida real.

    Rodrigo Ferrari — 25 de abril de 2007 @ 6:09 pm
  2. Recién hoy me enteré de todo el ruido generado por Popetown. Y, la verdad, no hay palabras ante tanta ridículez.

    PS: Cinema Paradiso is highly overrated :D

    Carlos — 25 de abril de 2007 @ 10:24 pm
  3. Yo soy católico, y… ¡¡¡ES MUY BUENA LA SERIE!!!

    Vamos entendiendo que estos políticos algo deben ganar defendiendo los seudo intereses de la «iglesia católica». Apuesto a ganador a que algún obispo con una buena billetera o grandes influencias -Cura Hasbún, MEGA, ¿por qué no?- está detrás de esto.

    Éstas son las cosas que me dan lata de mi religión :@

    Francisco Carle — 26 de abril de 2007 @ 3:57 am
  4. y ojo que uno de los accionistas de VTR es Ricardo Claro (sí, el mismo del MEGA), así que capaz que meta sus narices en lo que decida VTR con la serie. Como dijo Nibaldo Mosciatti (Bío Bio La Radio) » que tienen que decidir esa manga de burócratas que puedo y no puedo ver…. y digo burócratas por no decir algo más fuerte…. » También escuché a Herman Chadwick que la serie atentaba contra los principios morales de la nación… (que habrá querido decir’??… ni idea…)

    Es preocupante eso sí lo que indica el diputado Forni dado que «presentarán una reforma legal que permita a las empresas de distribución, la posibilidad de suspender la emisión de programas que atenten contra los valores fundamentales de una sociedad, como lo es sus creencias religiosas, la que ahora, está siendo burlada por MTV.» http://www.udi.cl/?pagina=leer_mas&id=404

    Edward — 26 de abril de 2007 @ 9:48 am
  5. Rodrigo: Exacto.

    Carlos: ¡Que te pasa con Cinema Paradiso! ;)

    Francisco: No, si a los guardianes de la moral no hay que empujarlos. Solitos se creen el cuento.

    Edward: Asi es. Lo del proyecto de ley es lo más preocupante. Sería lo último.

    Saludos a todos.

    Carlos — 26 de abril de 2007 @ 2:47 pm
  6. Pero recordemos que MTV en Chile (y en latinoamerica) a la vez es doble estandar ya que censura ciertos videos (y ya le ha pasado a varios artistas locales y argentinos) que ponen escenas de droga o de sexo y se les pide que las censuren siendo que en uno o dos de sus programas de la misma MTV promueven drogas y sexo sin censura. Sobre Papavilla, viendo mas capitulos me entero que MTV si censura algunas partes y lo mismo ocurre con South park, es decir aca nos llegan las versiones recortadas ya que en ambas series algunos episodios tratan topicos que para los ejecutivos de MTV son dolorosos entiendase cosas como el auge de YouTube que se llevo a toda la generacion que en los 90 veia MTV y a las mas recientes o las actitudes corruptas de la RIAA, en fin topicos empresariales que afectan a MTV y que por simpatia prefieren cortarlas. Y por mucho que VTR, DirecTV o cualquier empresa de cable le de lo mismo censurarla o no, recuerden que MTV puede a veces cortar el queque a su modo o dependiendo de lo que diga el directorio.

    Diego — 26 de abril de 2007 @ 2:52 pm
  7. Yo creo que estos tipos deben llenarse la boca hablando de los musulmanes que son fanáticos religiosos y ellos no lo hacen nada de mal….

    Edward — 26 de abril de 2007 @ 2:56 pm
  8. […] La Campanita del Cura. […]

  9. ke bajon sos re feo

    carolina — 8 de enero de 2009 @ 10:26 pm

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.