domingo 05 de marzo, 2006

El extraño mundo de las publicaciones académicas

Newton le escribió alguna vez a Robert Hooke: «si he visto más lejos, es porque me sostuve en hombros de gigantes». En esa frase se captura uno de los pilares de la actividad académica: el progreso de debe a una comunidad de gente (incluso Newton tuvo que leer lo que se había hecho antes).

Es bien sabido que el éxito en la academia esta directamente relacionado con la publicación de artículos de investigación, que si son relevantes e importantes, serán citados por otros, generando impacto en un particular campo de investigación. La única forma de convertirse en un gigante, entonces, es que la difusión de la investigación sea lo más fácil posible.

El publicar en una revista científica de amplia distribución, digamos Nature o Science ayuda, por supuesto, a facilitar la exposición necesaria, así como un estándar de calidad y un gran número de lectores. En cierto modo, las revistas científicas juegan un rol análogo a las disqueras y editoriales en el mundo de la música y los libros.

Sin embargo, la dinámica económica de las revistas científicas es muy extraña. A diferencia de otras formas de creatividad, el científico no recibe compensación por escribir un artículo de calidad con resultados originales. En cambio, los costos de publicación recaen en el autor, y pueden alcanzar fácilmente los miles de dólares (algunos calculan que el promedio es unos US$2000). La calidad del artículo es juzgado por otros científicos que trabajan ad-honorem y casi siempre anónimamente para la revista.

Las ganancias para esas publicaciones no terminan ahí, sin embargo. Suscripción a una revista científica puede costar desde unos $200 dolares por una suscripción personal hasta más de US$5000 por acceso institucional (digamos, una universidad).

Y he aquí el problema. Como científico, me interesa publicar en una revista de buena calidad, pero tengo poco interés que una vez publicada, el acceso a ese trabajo este restringido por una muralla que cuesta mucho dinero saltar. Ese problema no existe solo para los autores, sino a todas las instituciones académicas, que deben pagar cientos de miles de dólares para asegurar acceso a sus estudiantes e investigadores a los trabajos más recientes. El tener una biblioteca actualizada y completa, incluso para universidades con muchos recursos, se está convirtiendo cada vez más en un problema imposible de resolver (y de pagar).

A largo plazo, una posible solución es cambiar el sistema a uno en que el autor paga y el acceso al conocimiento es libre, lo que implica que las saludables ganancias que están recibiendo las publicaciones científicas (de parte de los autores, de los suscriptores, y en algunos casos, de publicidad en sitios webs o ediciones impresas) se reduzcan a niveles que permitan acceso universal.

Mientras tanto, hay otra solución: varias Universidades y otras instituciones han empezado a usar programas de código abierto como DSpace o e-prints para establecer repositorios insitucionales, es decir, sitios web donde las Universidades pueden poner a disposición en forma abierta la investigación generada en la institución de forma de no violar los derechos de las revistas científicas (que son finalmente, necesarias), pero al mismo tiempo proteger el acceso libre a ese conocimiento. La Universidad de Chile, por ejemplo, tienen un repositorio en Cybertesis.cl, aunque está limitado solo a tesis, por ahora.

Esperemos que se expandan e incluyan todos los trabajos generados en la Universidad, y así ayuden a combatir la excesiva comercialización de la publicación científica que ya hemos visto en la «industria» cultural.

[tags] software libre, dspace, Ciencia [/tags]

~

3 Comentarios »

  1. Esta muy bueno. Y lo mismo se puede aplicar a las publicaciones sobre Arte. nadie espera cobrar o pagar por publicar un ensayo. A las editoriales la amteria prima les resulta gratuita. Eso está muy bien para pequeñas revistas o editoriales pequeñas. Pero en otros casos… uf, casi como que ellos esperan no solo la gratuidad sino tu agradecimiento.

    Andrés — 6 de marzo de 2006 @ 6:10 pm
  2. Buen punto, Andrés. No sabía eso de los ensayos. Tal vez necesitan un e-prints propio los ensayistas!

    Carlos — 7 de marzo de 2006 @ 7:02 pm
  3. […] extraño mundo de las publicaciones académicas Leo en El Diablo en los Detalles un artículo que me parece muy interesante y creo que merece la máxima difusión posible, así que […]

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.