domingo 05 de marzo, 2006

¿Disqueras inflando los precios de música en Internet?

De acuerdo al diario «The Guardian», eso es lo que quiere averiguar el departamento de Justicia estadounidense. En el artículo publicado ayer, EMI, Sony BMG, Universal y Warner Music aparecen nombrados como los posibles sospechosos.

La investigación, de acuerdo al Guardian, se esta centrando en la posibilidad de que estas cuatro compañias, las más importantes del mundo, se han coludido para mantener los precios de las canciones que se venden en Internet, por ejemplo a través de iTunes, artificialmente altos.

Obviamente, es muy pronto para saber a dónde va a llegar la investigación, pero sería irónico que las mismas empresas que se han quejado amargamente y por años por ser víctimas de robos de los usuarios de internet terminaran siendo los verdaderos… piratas.

[tags] Internet, apple, the guardian, música, piratería [/tags]

~

2 Comentarios »

  1. Carlos: leyendo el artículo, me surge una duda eonómica. Probablemente en este comentario puedo llegar a pecar de «neoliberal», pero me parece que aporta a la discusión sobre el tema de los «bienes culturales» y su transacción en ambientes digitales.

    El tema es el siguiente: una colusión entre competidores tiene dos posibles orígenes, a saber, que los competidores se sienten en una mesa y fijen una cantidad a producir diferente de la que sería óptima si hubiese competencia (al variar la cantidad ofertada varía el precio, permitiendo a los coludidos obtener rentas), o bien que las empresas fijen un precio diferente del de competencia (más alto, en este caso, o más bajo de forma temporal, en el caso de que quieran sacar a terceros del mercado).

    El tema es que en el mercado de la música la noción de «competencia» entre las grandes compañías es media borrosa. Si una empresa es dueña de los temas de Madonna, y otra de los temas de Moby, hasta qué punto están compitiendo? Si EMI fija el precio de ls canciones de Madonna en 1 USD, y Sony las de Radiohead en 0.8 USD, no es claro que un tipo decida dejar el más caro por comprar el más barato. Si esto no es así, es decir, si en realidad Madonna y Radiohead pueden considerarse productos diferentes, la idea de una coluisón monopólica resulta poco aplicable. Para cada «producto» hay infinita oferta (no hay un número limitado de descargas), la demanda es la que es, y depende del precio, y las empresas fijarán el precio que mejor resuelta el tradeoff entre la ganancia de vender más caro vs. la posibilidad de aumentar las descargas si bajan el precio.

    En resumen, me queda la dauda de si en el caso de los discos, las canciones vía digital, los libros, etc., puede aplicarse la noción de competencia, o si cada producto (pues la expresión artística se basa en establecer una distinción) puede considerarse un mercado por separado.

    Veremos qué dice la ley gringa al respecto.

    Matías Cociña — 9 de marzo de 2006 @ 3:10 pm
  2. Me parece que es el caso que están investigando es el caso (2), colusión para mantener los precios altos.

    Tal vez entiendo mal tu argumento, pero no me parece que «vender cultura» sea diferente a vender jabón (en el contexto particular que estamos discutiendo), y en que empresas producen jabón caro y barato. O sea, me parece que hay un eje vertical que define calidad, o demanda, o precio donde los productos son agrupados (jabones baratos vs caros, artistas populares vs. menos populares) y la competencia se efectua en la horizontal. O sea, las disqueras podrían asegurarse que en cada banda de popularidad los precios se mantengan artificialmente altos.

    Te suena correcto el argumento?

    Carlos — 9 de marzo de 2006 @ 4:51 pm

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.