jueves 19 de enero, 2006

Google, Chicos Buenos…

Toda historia tiene que tener villanos y héroes. Google esta catalogado por casi todo el mundo en la segunda categoría. Además de proveer el mejor sistema de búsqueda de Internet, la compañia se ha ganado la buena voluntad de millones por proveer un sistema de publicidad inteligente, un servicio de correo electrónico revolucionario, y otras aplicaciones excelentes. Por ejemplo, además de usar Google.com, yo tengo una cuenta Gmail, uso Google Maps (mi sentido de la dirección apesta), me conecto a la misma red que otros usuarios de Gtalk y uso Google Scholar para buscar artículos científicos.

Hoy leí dos noticias que me hicieron pensar con más cuidado en mi uso de Google. La primera tiene que ver con la privacidad que la compañia le garantiza a los usuarios. Cada vez que uno utiliza alguno de los servicios de Google, la información es registrada y guardada en sus servidores. El New York Times publicó hoy un artículo en que se explica que el gobierno Estadounidense, con el supuesto objetivo de estudiar pornografía en la red, le han solicitado a Google que les entrege parte de la información que tienen guardada en sus bases de datos. Hasta ahora, Google se ha rehusado. Pero como argumenta el autor de un artículo reciente en el Technology Review, es mejor no confiarse mucho, por ejemplo, en Gmail, porque la empresa no entrega garantías sobre la integridad o durabilidad de la información guardada en sus servidores. Las acciones del gobierno estadounidense deben ser un recordatorio de que aunque uno confíe en Google, es mejor andarse con cuidado.

El mismo tamaño y éxito que lo convierte (y potencialmente, a todos nosotros) en víctimas de los ataques del gobierno de Bush también le permite, sin embargo, defenderse de otros contrincantes, como los patudos de Bellsouth y Verizon, dos proveedores de Internet estadounidenses. Bellsouth ha propuesto un nuevo modelo de negocios en que no solo los usuarios pagarán por acceso a Internet, pero sitios web (y otros servicios, como Skype les pagarían a ellos por proveer «banda preferencial» a sus usuarios. Como comenta Ed Felten, la forma más optima de proveer ese servicio es tener una infraestructura lo más rápida posible, y limitar, a propósito, el acceso a todos los sitios excepto a los que pagan. ¿Tony Soprano, escuche por ahí?

Por supuesto, Tony se acercó a uno de los gigantes primero, pero aunque en pedir no hay engaño, pero Google se ha negado, argumentando muy razonablemente que los clientes (por ejemplo yo, que le pago a Verizon) ya les estamos pagando por el acceso a Internet, y que se vayan a freír monos.

Bien por Google. Todavía no caen al lado oscuro.

~

4 Comentarios »

  1. Vi el articulo del New York Times tambien. No creo que les vaya demasiado bien con su talanteria, pero es gratificante el ver que al menos levantan la ceja.

    Leonardo Figueroa — 20 de enero de 2006 @ 1:24 pm
  2. si pues…

    Carlos — 22 de enero de 2006 @ 5:01 pm
  3. Bush pide los registros a buscadores

    El gobierno de EEUU pide a los principales buscadores ( MSN, Yahoo, Google ) que le proporcionen los registros de nuestras búsquedas. La semana pasada …

    Patricio — 23 de enero de 2006 @ 11:05 am
  4. Google, Chicos Buenos… o tal vez no

    Hace unos dias comentaba que Google se había llevado aplausos por resistirse al gobierno de Bush, que quería acceder a la información guardada en los servidores de búsqueda de la compañia.

    Los aplausos se están extinguiendo rápido. Google ahora…

    El Diablo en los Detalles — 26 de enero de 2006 @ 9:17 pm

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.