Lunes 19 de Noviembre, 2007

¿Ireemplazables?

No sé si los libros son irreemplazables o no. Pero estoy bien seguro que el Kindle de Amazon no es el reemplazo de nada…

En general, me parece que una condición más o menos necesaria para que tecnología A reemplace a tecnología B es si todo o casi todo lo bueno de B es mantenido en A, y además A tiene ventajas comparativas. Por ejemplo, algunos proclamaron la muerte de la radio con el nacimiento de la TV. Pero a menos que uno pueda manejar viendo la televisión, la radio tiene para rato, ya que su ventaja comparativa es simple: se requiere un solo sentido (el oído) para usar una radio, dos (oído y vista) para la TV.

Los cassettes, por otro lado, no tienen prácticamente ninguna ventaja sobre los CDs, y varias desventajas. La única ventaja – que son regrabables – desapareció rápidamente con los CD-R y los cassettes son cosa de gente melancólica.

Pero el libro vs. el kindle es mucho, mucho más como la radio vs. la TV que los cassettes vs. los CDs. Los libros son portátiles a más no poder, la batería dura hasta que te aburres de leer, y funcionan en cualquier parte del mundo (incluso esas partes raras sin red celular). Cuando uno se queda dormido leyendo en la cama, es totalmente seguro dejar caer un libro al suelo, y aún más, cuando los terminas lo puedes compartir con quien quieras. El libro puede ser usado más rápido que cualquier lector digital porque no hay teclado en el mundo que pueda usar nuestra sutil capacidad motriz.

No, el Kindle no es reemplazo de nada, porque casi sin esfuerzo uno puede pensar en que el reinado del libro es el de una tecnología de diseño simple y bello, con ventajas que el aparatejo de Amazon no tiene por donde incorporar.

Los libros, por ahora, están sanos y salvos.

~

5 Comentarios »

  1. Carlos, todo lo que dices es cierto, pero no eres justo con las ventajas, como son: El precio de un libro digital y por sobre todo el espacio de almacenamiento, que esas son las verdaderas ventajas compativas que pueden llevar a que los libros digitales se masifiquen.

    Imagina lo que significaria “ir a la biblioteca” y descargar un archivo con un libro de texto necesario para hacer un MS, o tener a la “mano” una version digital del “Chalenger” que no podias pedir de la biblioteca de zoología, etc.

    Aunque estoy de acuerto contigo que el papel tiene para rato, creo que una no remplazará la otra, si no se tendrán objetivos y usos un poco diferentes.

    Jorge Cornejo — 20 de Noviembre de 2007 @ 9:03 am
  2. “los cassettes son cosa de gente melancólica” pucha, y a mi que me gustan los vinilos……

    respecto al kindle, esta bien para los libros de pasada (algunos de estudio por ejemplo) ya que te ahora el tema del peso (cuando sacas 5 con obesidad de páginas de una biblioteca por ejemplo.

    Pero no me imagino un monte cristo en un “kindle”.

    lollooll — 20 de Noviembre de 2007 @ 10:39 am
  3. Jorge,

    Ese es el punto. No dije que el Kindle no tuviera ninguna ventaja (de nuevo, pensemos en la radio vs. la TV). Dije que muchas ventajas fantásticas del libro el Kindle simplemente no las tiene. Ergo, son distintos, como el radio y la tv.

    Saludos.

    Carlos — 20 de Noviembre de 2007 @ 11:16 am
  4. [...] Intuyo algunos editores desesperados detrás de tanta producción para Youtube… Pero como bien explica el video, por la robustez de su diseño (y por estar libres de tecnologías de vigilancia) ¡los libros están a salvo! [...]

  5. […] suerte opino, como Carlos, que los libros son muy superiores a cualquier lector de libros digital que se haya inventado hasta […]

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2014 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.