martes 12 de diciembre, 2006

La Guerra de los Documentos: Microsoft Contra el Mundo

Al pobre Microsoft no le dan descanso. Ya no solo es OS X vs Linux vs Windows, o Explorer vs. Firefox vs. Opera. En cada frente, parece que a Microsoft alguien le esta dando un dolor de cabeza. Y la última víctima de la familia es una de las menos esperadas.

Por bastante tiempo ya, los muchachos de Redmond han llevado las riendas de los programas de oficina. Microsoft Office, original o pirateado, se encuentra en casi todos los computadores. Y los archivos .doc, .xls y .ppt son, literalmente, sinónimos de archivos de documentos, planillas de cálculos y presentaciones. Muchos otros programas y formatos quedaron en el camino, y ya pocos se acuerdan de WordStar o Lotus 1, 2, 3 (y dejaré que alguien más melancólico cuente esa historia).

La historia de Office y sus formatos es un ejemplo de un fenómeno malmente traducido (por mí) como «la trampa propietaria» (vendor lock-in): Microsoft tiene un dominio férreo sobre el desarrollo de los formatos usados en Office, y por lo tanto puede cambiarlos, mantenerlos mal documentados o usar recursos legales para impedir que competidores puedan interoperar con sus productos. Así, competidores como OpenOffice siempre van a estar tratando de adivinar como lograr que los filtros de conversión entre Office y OpenOffice funcionen lo mejor posible. Y esto hace que los usuarios no puedan cambiarse a otra aplicación. He ahí la trampa.

Pero resulta que en estos tiempos del Código Abierto, Creative Commons y otros movimientos hippies, cierta gente tuvo la brillante idea de crear un «OpenDocument Format» (ODF), con el objetivo de que todo el mundo, independiente de programa que estés usando, sistema operativo, color de pelo, o incluso, opiniones políticas, pueda intercambiar documentos de todo tipo sin problema alguno. Una idea revolucionaria que le gustó a todo el mundo… o casi.

Y así nació ODF, que fue aprobado por la Organización Internacional para la Estandarización en mayo de este año como ISO/IEC 26000. Y aunque ISO/IEC 26000 no suena muy peligroso, lo es para Microsoft. Gobiernos como el de Bélgica, Brasil, Noruega, Francia, y mi estimado Massachusetts han dado pasos para adoptar ODF y otros estándares abiertos. De esa forma, los ciudadanos de todos estos lugares pueden intercambiar documentos con sus gobiernos en formatos que no son propietarios y que aseguran que podrán ser leídos y almacenados sin depender de una sola empresa. Incluso en Chile, Jens explica que los requerimientos de modernización del estado exigen el uso de estándares abiertos como ODF.

Y aunque no es bueno hacer analogías odiosas, Microsoft si tiene algo en común con cierto imperio en una galaxia muy muy lejana, habitada por Jar Jar Binks: Son los maestros del contraataque. Cuando quedó claro que ODF se convertiría en un estándar internacional, MS se apresuró a comenzar el proceso de convertir el formato de sus documentos de Office 2007, conocido como OpenXML, en otro formato abierto internacional, como lo es ODF. Han logrado (sin sorpresas) el apoyo de ECMA, una agrupación europea de estándares, y ahora pasarán a la segunda etapa, más difícil, de ser aprobados como estándar ISO. Mucha gente dice que será difícil justificar dos estándares para la misma cosa, y si Microsoft falla, le será complicado el no tener soporte nativo para ODF, que hasta ahora se han negado a incluir en Office 2007.

Es difícil saber si a gobiernos y usuarios alrededor del mundo les importa lo suficiente este tema como para exigirle a Microsoft que adopte un estándar existente en vez de desarrollar uno propio. Europa lleva la delantera, y en nuestro continente, Brasil. Como dije, Microsoft la tiene complicada, pero como dijeron por ahí, es un monstruo grande y pisa fuerte.

Y como todos los programadores HTML que han tratado de lidiar con la «implementación» de HTML de Internet Explorer saben bien, esto de los estándares no es broma. Crea sitios web que se ven distintos en distintos navegadores son un desastre y solo agregan trabajo. Para que decir como se sienten los usuarios. Tener un estándar único, para la red y para documentos, tiene sentido.

~

9 Comentarios »

  1. Ni hablar. Sería muy gracioso que el Word termine (dentro de unos años) usando ODF exclusivamente, teniendo el OOo que hace lo mismo y es gratis… una analogía de muchas otras cosas.

    ICeman — 16 de diciembre de 2006 @ 4:18 pm
  2. Microsoft tiene mucho poder y a no ser que la gente que apruebe la ISO se ponga en su sitio, podrá conseguir que existan 2 estandares para lo mismo y que OPF muera, esperemos que no sea así, pues sería muy bueno un formato libre para que todos seamos compatibles a la hora de intercambiar documentos de nuestros procesadores de texto, hojas de calcula, programa de presentaciones, …. al tiempo que no estaría mal que adobe de un paso y haga 100% libre el formato PDF, que también es un estandar y quizás a alguien también se le podría ocurrir lanzar un nuevo formato PDF pero libre ;-)

    David Carrero Fdez-Baillo — 17 de diciembre de 2006 @ 5:57 am
  3. Iceman,

    Claro, eso es lo que MS teme. Que uno no este atado al formato. Como pasa hoy con la red, que la gente se puede cambiar a Firefox sin problemas.

    David,

    Yo estoy en la «Open Document Fellowship», y hemos tenido bastantes discusiones sobre esto. Algunos observadores independientes dicen que las posibilidades de que a MS les aprueben MOOX (Microsoft Office OpenXML) son bajas, pero claro, poder no les falta, así que ya veremos.

    Saludos.

    Carlos — 17 de diciembre de 2006 @ 7:11 pm
  4. Como usuario común que se cambió a linux y OO hace poco me tocó la desagradable experiencia de problemas de formato. Ya que al compartir y usar regularmente documentos de trabajo grupal tuve que terminar poniendo *.doc como formato predeterminado en OO, ahorrándome estridentes llamados de teléfono de parte de compañeros cuyo ofice no leía odf y los rtf les aparecía con problemas de alineación (además de los clásicos sub-super índices cambiados)

    Sería un gran aporte a todos los usuarios (sin importar su OS) que M incorporé odf. más aun considerando que *.doc…etc van a llevar DRM en un futuro no muy lejano.

    A. Lupin — 20 de diciembre de 2006 @ 8:43 pm
  5. a. lupin:

    Amén. Aunque no tengo el problema de intercambiar tantos documentos como tú, si lo veo a menudo, y es un problema real que ojalá se solucione con ODF.

    Saludos.

    Carlos — 21 de diciembre de 2006 @ 2:27 pm
  6. […] batalla por los formatos abiertos está lejos de terminar. En lo que se considera un pequeño triunfo, el demócrata norteamericano […]

  7. Como desarrollador web, sufro a diario las implementaciones de micro$oft del estándar HTML.

    Pero esto realmente va más alla… si uno lee entre lineas, esta es la pelea entre Luke y Darth Vader… Aquí se juega el futuro del universo

    facundo — 31 de agosto de 2007 @ 12:07 pm
  8. que bonito :D :)

    alicia — 16 de diciembre de 2008 @ 6:38 pm
  9. hola muchos saludos a todos!!!!!!!!!!!! solo se que es un sitio de muchas ganas y que solo hay que estar inprimiendo y dando lata ….. jajaja no es cierto… Vyeee…. ojala y todo siga igual todo para vien y no se que haria sin el word es algo muy esencial….

    jenifer bejarano duran — 30 de septiembre de 2009 @ 6:47 pm

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2021 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.