Domingo 09 de Octubre, 2005

Bitácoras y la libertad de expresión

Hoy leo a través de la bitácora de juque que se ha cerrado la bitácora de los trabajadores de la cuarta. Como bien dice Claudio en Quemar las Naves, las razones para el cierre son inciertas, pero el último post de la bitácora (guardado en bloglines) deja poca duda de que no fue una decisión voluntaria de los autores.

Sin saber los detalles del cierre, se me vinieron a la memoria tres casos que ejemplifican la pelea entre la libertad de expresión a través de las bitácoras y aquéllos que tienen “influencia” sobre los autores:

El primer caso fue en Febrero, cuando salió en las noticias que una azafata de la aerolínea Delta que fue primero suspendida y después despedida por publicar en su bitácora fotos que la empresa consideró poco apropiadas (ella en su uniforme profesional). Lo mismo le pasó a un empleado de San Gugle que comentaba sobre el día a día del trabajo en la compañia.

El segundo caso esta sucediendo en China. Microsoft y otras compañias estan ayudando al gobierno Chino a censurar la gente que quieren crear bitácoras que contienen palabras como libertad, derechos humanos o democracia en su título. Lindo, ah?

Finalmente, el tercer caso tiene que ver con la guerra en Irak: El Pentágono, ansioso por hacerle la vida más fácil a los soldados norteamericanos, les facilito acceso a Internet para comunicarse con sus familias y amigos y disminuir el estrés de combate y otros problemas. Poco se imaginaron que esa facilidad de acceso a la red generaría una nueva raza de autores de bitácoras, los milbloggers (military-bloggers). Como dice el artículo en la revista Wired (The Blogs of War), esta subcultura dentro de las bitácoras no es homogénea, pero si da espacio para que mucha información salga al mundo que de otra forma no se sabría.

Desde el gobierno Chino hasta la Cuarta, pasando por el Pentágono, Google y Delta, instituciones de todo tipo se han enfrentado o tendrán que enfrentarse a la fuerza inherente de las bitácoras: cualquiera con acceso a Internet puede leerlas, y el ejercer control implica necesariamente una discusión sobre la libertad de expresión. En la mayoría de los casos son los “jefes” los que se llevan la peor parte en la discusión pública del tema.

En el caso de la azafata, al menos en EEUU la ley esta sin duda del lado de la empresa: al mezclar la imagen institucional (uniforme, el nombre de la empresa, etc) con su blog personal (lo mismo hizo el tipo que trabajaba para Google) cruzó la línea entre la libertad de expresión individual y el derecho de la empresa a que sus empleados actuen de acuerdo a ciertas reglas y estándares que esa misma empresa es (más o menos) libre de establecer.

En el segundo caso, es censura sin justificación alguna. George Orwell, te presento a Bill Gates. Bill, este es George.

En el tercero, el Pentágono ha tenido que tener mucho cuidado. No dudo que si pudieran cerrarían todos los blogs de los soldados, pero sería muy mala publicidad. Así que por ahora le han seguido la corriente al tema, aplicando las mismas restricciones que se le aplican a la prensa en general (no discutir tácticas militares, por ejemplo) pero dejando pasar impresiones personales sobre el conflicto.

Nada de lo que leí en los archivos de bloglines justifica en mi opinión usar el peso de “donde manda capitán…” para cerrar el blog de la cuarta. Por ahí puede ser que Claudio tiene razón, y estaban preocupados por la competencia a la bitácora oficial del diario. Espero que al final se sepa lo que pasó, y tengamos más claro hasta que punto tienen libertad los periodistas de la cuarta (y otros diarios) para discutir lo que les pasa en la vida diaria.

En cualquier caso, espero que los autores reabran la tienda en otra parte, sin usar el nombre del diario ni mencionarlo, para que podamos seguir disfrutando de los periodistas de la cuarta… sin censura.

~

4 Comentarios »

  1. Ayer me hicieron un comentario sobre este tema y me parece preocupante, por decir lo menos.

    Eso sí, antes de sacar conclusiones creo que hay que indagar bien de qué se trató. Por ejemplo, hace un tiempo vi las fotos de la azafata de Delta y, si bien no son escandalosas en efecto son inapropiadas, con la chica haciendo poses en uniforme y abordo de un avión de la empresa:

    http://queenofsky.journalspace.com/?cmd=displaycomments&dcid=393&entryid=393

    Además no sabemos cómo era ella en su desempeño, quizá las fotos sólo fueron un detonante. No lo sabemos, por eso es importante indagar.

    Volviendo al caso de La Cuarta en particular, me sorprendería que la razón del cierre fuera la ‘competencia’ de la bitácora independiente contra la oficial. De ser así, más que censura sería una decisión comercial bastante poco meditada, pues si la primera ganaba más adeptos lo lógico habría sido fusionarlas para potenciar a la segunda, más todavía si el “recurso humano” estaba ahí mismo.

    Dado que trabajo en Copesa (”aaaaaahhhhh, por eso”, les toca decir ahora) trataré de averiguar más al respecto para contarles, pero por razones obvias no puedo garantizarlo… jejeje.

    De todas formas, me manifiesto totalmente contra la censura, bajo cualquier evento o circunstancia.

    Francotirador — 10 de Octubre de 2005 @ 4:43 pm
  2. Si, estoy de acuerdo con lo de la azafata. Fue medio pasado pa’ la punta lo de usar el uniforme para las fotitos.

    Bueno, tu sabes más del negocio periodístico que yo. Pero de las razones para la supuesta (nada es seguro) censura de los muchachos de la cuerta por los jefes, es la unica que (hasta ahora) tiene sentido para mi.

    Esperare tus noticias …

    Carlos — 10 de Octubre de 2005 @ 5:01 pm
  3. Los 10 errores de los bloggers

    Según Jakob Nielsen, estos son los diez errores en usabilidad en los weblogs 1. No incluir la biografía del autor. Según Nielsen este es un tema de confianza. A uno le gustaría saber los pergaminos del autor del blog que…

    La Naturaleza del Software — 17 de Octubre de 2005 @ 2:53 pm
  4. [...] Hace un par de meses comentaba sobre la falta de libertad en China. Hoy, en el New York Times hay una nota en que se describe como Microsoft cerró la bitácora de un ciudadano Chino que había comentado sobre el despido de un editor en un diario (El Beijing News) que generó una huelga de cien periodistas del periódico. [...]

Los contenidos de este blog están publicados bajo una licencia Creative Commons Atribución-Compartir-Igual. (c) 2005-2014 El Diablo en los Detalles | Usando WordPress y una versión modificada de Barecity.